La Provincia
Miércoles 04 de Noviembre de 2015

La Paleontología tiene un amplio campo de estudio en Entre Ríos

La Uader fue organizadora de las XII Jornadas de Ciencias Naturales y participaron más de 110 investigadores de la región y el país

Desde el lunes y hasta ayer, realizaron las XII Jornadas de Ciencias Naturales del Litoral donde participaron científicos e investigadores de todo el país. Una de las mesas redondas fue sobre paleontología donde expusieron sobre los últimos avances en el estudio geológico y el contenido de fósiles de vertebrados en la provincia.  

Jorge Ignacio Noriega es doctor en Ciencias Naturales, investigador y profesor de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader), organizadora de las jornadas. Además, es el director en Diamante, del Centro de Investigaciones Científicas y Transferencias de la Tecnología a la Producción. El panel que ofreció ayer estuvo centrado en un resumen de la visión geológica, de las rocas y los sedimentos que hay en la provincia. Ante cada etapa analizada, en la exposición que compartió con otros investigadores, nombró los hallazgos de contenidos fósiles de vertebrados en las diferentes zonas estudiadas de la región.  

“Los dinosaurios son pocos y acotados a yacimientos de la costa del río Uruguay, en Puerto Yeruá. En el resto de la provincia hay ricos yacimientos de otras edades que no tienen dinosaurios, pero sí mamíferos, aves, peces y reptiles”, dijo Noriega a UNO cuando concluyó el panel. Habló de especies de hace 15 y 9 millones de años, entre otras más cercanas.

Diego, el tigre de la película La Era del Hielo, estuvo en territorio entrerriano hace unos 3 millones de años. Smilodonte, es su nombre en la jerga paleontológica. Es muy parecido al Thylacosmilus, un marsupial que también habitó esta región, carnívoro y voraz, pero varios millones más atrás.  

Noriega también destacó al Glyptodonte, ese especie de abuelo lejano del tatú mulita. “Formaban parte de una fauna muy rica de vertebrados herbívoros y muy abundantes durante el cuaternario en la provincia. Es más, había de varias especies y tamaños. Hemos recuperados restos en Villa Urquiza, en Ensenada y en Arroyo Doll”. 

Contó incluso que en la Toma Vieja encontraron restos de Fororracos –aves del terror– de portes más grandes a los de un ñandú. “Hablamos de más de dos metros de alto. Un bicho grande. Siempre es interesante encontrar restos de aves con esos tamaños descomunales. Es muy rica la provincia y hay mucho trabajo. Desde 1997 estoy en Diamante y en el laboratorio hoy contamos con dos geólogos, dos investigadores y numerosos becarios”, afirmó. Sostuvo además la importancia de la promoción del conocimiento, el interés por aprender el pasado, el valor educativo y lo cercana de la ciencia básica con la aplicada.  

Fernando Vittar, por su parte, es el secretario de Ciencia y Técnica de la Uader y contó que más de 110 investigadores expusieron durante los dos días de actividad y que contó, además, con mesas redondas y conferencias. 

“La convocatoria fue amplia y vinieron de varias Universidades como las de la provincia, de Buenos Aires, Tucumán, Córdoba, Río Cuarto y Santiago del Estero”, contó y agregó que en los últimos años hubo un gran impulso para el estudio de la ciencia en la provincia.  

Textual


“Es muy rica la provincia y hay mucho trabajo. Desde 1997 estoy en Diamante y en el laboratorio hoy contamos con dos geólogos, dos investigadores y numerosos becarios”, dijo Jorge Noriega director del Centro de Investigaciones Científicas.

***

Restos fósiles en las costas del Gualeguay

Días atrás se conoció que un grupo de pescadores encontraron en las costas del río Gualeguay, restos fósiles  de algún animal con características prehistóricas, al menos por el tamaño y la forma. 

Según testimonios, la altura del río bajó y dejó al descubierto en la barranca lo que parecería un caparazón. El lugar del hallazgo fue en La barra de Las Moscas, zona del Departamento Uruguay. Las costas de los ríos entrerrianos han sido lugares donde se han encontrado restos similares.   

Jorge Noriega, doctor en Ciencias Naturales, contó que es común que los llamen pescadores, o aquellos que gustan de disfrutar y explorar la naturaleza, por encontrar restos similares. “Por lo general, en la provincia, cuando alguien dice que encontró un especie de caparazón, algo que los asemeja a una tortuga, bueno, se trata de un Glyptodonte que eran parientes de los tatú mulitas”, sostuvo, pero por supuesto, afirmó que no se había enterado aún del hecho y necesitaba más precisiones. 
 

Comentarios