La Provincia
Miércoles 29 de Abril de 2015

La ordenación del primer diácono permanente de Paraná será este sábado

Se trata de Luis Osvaldo Gómez. La ceremonia será en la parroquia San Juan Bosco. Viudo y con tres hijos, respondió a su vocación y dijo que lo vive con alegría y compromiso

Con la responsabilidad y el compromiso que significa ser el primero en ordenarse como diácono permanente en la Arquidiócesis de Paraná, Luis Osvaldo Gómez habla con cautela al compartir su experiencia. Asegura haber respondido a una vocación que descubrió desde muy joven, aún años antes de casarme y convertirse en padre de tres hijos.

Cuando enviudó, decidió que era el momento de servir a Dios a través de esta figura. “En Paraná fue madurando la idea, y yo retomé este anhelo cuando enviudé. Lo consulté con monseñor Mario Maulión, él se interesó en el tema, habló con su consejo presbiteral, lo puso en manos de un sacerdote y empecé el camino”, contó a UNO, reconociendo el momento tan especial y emotivo que va a vivir el sábado, luego de años de preparación y estudio.

En este marco, recordó que los diáconos pueden ser hombres casados que deben contar con la aprobación de su esposa para recibir la ordenación, viudos o solteros, pero aclaró que “una vez que se recibe la orden, no se pueden casar”.

La ceremonia es similar a la de la ordenación de los sacerdotes, y tienen autoridad para realizar muchas de sus funciones, salvo consagrar o absolver los pecados. En este sentido, un diácono puede bendecir, bautizar, casar, dar la comunión, llevar el viático a los moribundos, presidir la celebración de la palabra o los funerales y ceremonias de sepultura.

Relevancia

La figura del diácono estuvo muy presente en los primeros siglos de la historia de la Iglesia, con los apóstoles, pero desapareció en el siglo VIII. El Concilio Vaticano II la reinstauró en la década de 1960.

Con esta posibilidad, Luis fue uno de los primeros en comenzar con esta formación en Paraná, cuando a partir de 2007 se conformó formalmente la Escuela de Ministerios y Diaconado Permanente. En este sentido, señaló: “Quienes comenzamos a instruirnos elegimos como patrono a San Lorenzo, diácono y mártir, por el inmenso amor que profesó hacia los pobres y por ser un gran servidor del Papa. Nos fuimos formando bajo su patrocinio”.

Luis recordó que con el correr del tiempo se fueron definiendo las materias y el plan académico: en tanto, los grupos de personas que decidieron prepararse también en esta formación se fueron modificando, hubo gente que se fue y otra que llegó para compartir el anhelo de consagrarse como diácono, con todas las responsabilidades que ello implica.

Grupo

“En la actualidad, en mi grupo somos ocho. Estamos en distintos niveles. Por la antigüedad y por haber terminado el plan formativo soy el primero que me ordeno”, comentó, y agregó: “Aunque no he tenido contacto con los más nuevos, sé que hay cuatro o cinco personas que ingresaron este año a la Escuela”, comentó acerca del proceso de formación de nuevos diáconos.

La administración del sacramento del Orden en el que Luis se ordenará diácono será en la Parroquia San Juan Bosco, el sábado a las 10 y estará a cargo de monseñor Juan Alberto Puiggari.

La emoción de seguir el dictado del corazón

Luis Osvaldo Gómez tiene en la actualidad 50 años y vive con alegría y emoción el hecho de recibir el orden sagrado este sábado.

“Ha transitado un largo camino en la Escuela de Ministerios y Diaconado Permanente surgida por disposición del arzobispo emérito monseñor Mario Luis Bautista Maulión y continuada con la aprobación del actual arzobispo Juan Puiggari”, se indica desde el Arzobispado de Paraná.

Al compartir su testimonio, Luis confió que sus hijos lo apoyan en esta elección. “Cuando empecé con esto, ellos eran chiquitos. Perdieron a su mamá y yo primero me decidí a cumplir la primera función que me dio la vida, que es ser padre”, contó a UNO, y agregó: “Ahora que ya crecieron me apoyan totalmente. Mi consigna fue que ellos crecieran con la mayor felicidad posible, y en esta situación tan especial ellos me auguran lo mismo, diciéndome que me apoyan si es lo que me hace feliz”.

A diferencia de un sacerdote, aclaró que un diácono vive de su trabajo particular y cumple sus funciones como servidor ad honorem. Si bien ya conoce a qué parroquia será destinado tras recibir la orden el sábado, prefirió no revelar este dato, hasta tanto lo informe oficialmente monseñor Puiggari.

Asimismo, expresó: “Deseo cumplir con mucha luz esta misión. Mi deseo es que la Iglesia siga creciendo, que sea sanadora; es lo que papa Francisco viene pidiendo”. Por último, destacó el papado de Bergoglio, comentando que “ha sido un hombre que siempre caminó junto al pueblo”, y de Benedicto, a quien definió como un “hombre sabio”.

* Los primeros en la provincia

En Entre Ríos, los primeros tres fieles que recibieron el orden del diaconado permanente, tras concluir el período de formación y discernimiento, fueron Ramón Lorenzo Abrigo, Rubén Osvaldo González y Pablo Esteban Rothberg, pertenecientes a la diócesis de Gualeguaychú. La ceremonia se realizó el 9 de agosto de 2013 y estuvo a cargo del obispo diocesano, monseñor Jorge Lozano. Los tres son casados con hijos, cuestión que se permite en la figura del diácono, a diferencia de los sacerdotes. Ramón Abrigo está casado, tiene dos hijas y es abuelo de cuatro nietos; Rubén González, de 60, casado, padre de cinco hijos y abuelo de siete nietos; y Pablo Rothberg e está casado y es padre de 4 hijos. Los casos marcan la presencia de la fe.

* Misa de los trabajadores

Este viernes se celebra el Día Internacional del Trabajo y se conmemora además la festividad de San José Obrero. En este marco, la Arquidiócesis realiza diversas actividades, como la tradicional misa que se celebrará a las 11 en la Parroquia Santa Lucía, presidida por el monseñor Juan Puiggari. A las 11.30 se realizará la bendición de los trabajadores y sus elementos para realizar su tarea cotidiana.

En tanto, desde la patronal San José Obrero se informó que la procesión partirá a las 16 desde la plazoleta ubicada en Jorge Newbery oeste, detrás del club Argentino Junior. A las 17, monseñor Puiggari oficiará la misa en el playón de deportes.

 

Comentarios