La Provincia
Martes 29 de Diciembre de 2015

La ola de calor, con térmicas de 40º, seguirá hasta inicio de 2016

Especialistas advierten que hay que adoptar medidas de prevención para evitar golpes de calor, fundamentalmente en ancianos y niños

El calor agobiante en la región se extenderá toda la semana, según el Servicio Meteorológico Nacional (SMN). Y aunque mañana está pronosticado lluvia, las temperaturas máximas seguirán cerca de los 40º.
En este contexto, los golpes de calor, la gastroenteritis, la otitis, entre otras dolencias, pueden afectar a los niños y los ancianos, quienes son más vulnerables y están expuestos a dolencias típicas de esta temporada.
En el hospital materno infantil San Roque de Paraná advirtieron que hubo más consultas por gastroenteritis en la última semana, pero no por golpes de calor. En este marco, brindaron una serie de consejos para que los padres tomen las medidas necesarias para prevenirlo.
Gisela Haberkorn, médica de la Guardia del nosocomio, señaló a UNO: “Lo que aconsejamos básicamente es que tomen mucho líquido, preferentemente agua”. En ese sentido, se indica evitar las bebidas azucaradas. En el caso de los bebés, se recomienda amamantarlos.
“Los chicos deben permanecer en lo posible en ambientes ventilados y frescos. Hay que evitar la exposición al sol en los horarios pico, sobre todo en los bebés y niños pequeños; y en los más grandes aplicar protector solar”, dijo la especialista, a la vez que alentó a que la alimentación en días de altas temperaturas sea liviana, con una dieta basada en mayor cantidad en verduras y frutas, evitando las comidas compuestas.
Por otra parte, recordó que los niños y los ancianos deben priorizar el uso de ropa liviana y en lo posible de colores claros. Otras medidas que deben considerarse a toda edad es evitar el ejercicio físico extenuante, sobre todo al aire libre en horas del mediodía o de la siesta.
Reconocer los síntomas para actuar
Los golpes de calor se caracterizan por una alta temperatura corporal sin causa aparente, con más de 39,4º.
La piel caliente, enrojecida, seca o húmeda son otros de los síntomas que se advierten, junto con un incremento en el pulso. En ocasiones suele presentarse pérdida del conocimiento.

La doctora Gisela Haberkorn recordó que hay que consultar al médico si se advierte alguna de estas manifestaciones, o si se nota a algún integrante de las familia con mayor decaimiento, o si aparece algún síntoma como dolor de cabeza, vómitos o algún cuadro febril.

Si bien afectan a personas de cualquier edad, los ancianos y los niños son los que menos compensan la pérdida de líquido por la transpiración y la orina.

Comentarios