Ovacion
Sábado 13 de Agosto de 2016

La Muralla de Paraná se prepara para la B

El equipo Femenino de la Unión Árabe tiene la cabeza en el Nacional. Un plantel que la pelea y toma la iniciativa.

Comenzaron hace cinco años entre 10 y 11 jugadoras por iniciativa de dos profesores de educación física de las escuela Michelángelo y Centenario. A partir de allí se inició una carrera plagada de éxitos. Fueron sumando jugadoras, completando varias categorías y en 2015 lograron el ascenso al Nacional B luego de ganar Campeonato Nacional de Clubes de Hándbol.

Las chicas de la Sociedad Unión Árabe van por más. El próximo desafío será en setiembre, cuando disputen el Nacional B en Córdoba con las mejores del país.

El recorrido no fue fácil. Miguel Cordobés, dirigente de SUA, tomó la posta y abrió las puertas del club. Y las chicas no dudaron. Comenzaron jugando un Interescolar los viernes y después atravesaron la provincia para disputar los primeros encuentros de "roce" en Concordia, donde está la sede de la Federación Entrerriana.

"De todos los deportes que hice en la escuela me gustó el hándbol y me enganché y acá hay un gran grupo humano y eso te da más ganás de seguir", comentó.

El traslado y los costos hizo declinar la posibilidad de viajar hacia la otra costa y SUA comenzó a competir en Santa Fe. El primer año pagaron derecho de piso y terminaron en la 12ª posición, pero el proceso de adaptación fue breve y el trabajo y el amor por el deporte no tardó demasiado en dar sus frutos. En la segunda intervención las chicas se quedaron con el octavo puesto y un año después dieron el golpe: lograron el título y el ascenso al Nacional B.

En el medio fueron ganando experiencia recorriendo la provincia. El equipo disputó torneos cortos; viajó a Gualeguaychú, a Federal, al norte de la provincia de Buenos Aires y hace dos años compiten en la Liga Rosarina como invitados. Allí nació el pseudónimo de La Muralla, por la gran defensa de las chicas.

SUA será el representante de la Asociación Santafesina en el torneo más importante a nivel clubes por ser el campeón. Las chicas se preparan dos o tres veces por semana de manera intensa con un equipo de sparring juveniles que piden pista.

Al mismo tiempo hacen un gran sacrificio para conseguir fondos para poder hacerle frente a los viajes. Venden pastas y se las rebuscan organizando torneos y habilitando un servicio de cantina. "Corre todo por nuestra cuenta, pasajes, alojamiento y comida", contó Giuliana Luján Gelonchi, una de las referentes del plantel. "Este año organizamos un torneo en el que vino uno de los equipos de la Liga Metropolitana y eso nos ayudó muchísimo para nuestro presupuesto", declaró.

"A veces accedemos a un transporte por parte del gobierno, pero tenemos que pedirlo con mucho tiempo de anticipación", agregó Enzo Fiorito, entrenador del equipo.

Al mismo tiempo Giuliana comentó que han recibido algunos materiales como "pelotas de plástico", pero aclaró que son peligrosas porque "lastiman". "No nos sirven de mucho, sobre todo por si le pegan a las arqueras, las pueden lastimar, es por esto que no sirven de mucho", sentenció.

SUA, está cada vez más posicionado en la región y hoy cuenta con "150 jugadores aproximadamente entre varones y mujeres", comentó el DT.

Además del grupo humano, los resultados y el ambiente en el que se practica hubo otros motivos según consideró Gelonchi, para que se acerquen cada vez más chicos a practicar este deporte. "La transmisión de los partidos de hándbol por TV ayudó mucho. Los Panamericanos, los Mundiales y ahora los Juegos Olímpicos le han dado un impulso. También fue importante que DeporTV transmita la Liga Metropolitana", reflexionó la jugadora.

Por su parte, Fiorito agregó que el semillero está incentivado por el trabajo que se realiza en las escuelas. "Las más chicas comenzaron contagiándose a través de los Intercolegiales. Hoy el club tiene Menores, Cadetes y Juveniles", declaró el DT de La Muralla.

Por supuesto que la competencia es fundamental para sostener el incentivo y por eso la participación en el Nacional será un gran acontecimiento para el club. A un mes de la disputa el entrenador y las jugadoras tienen un claro objetivo en su primera incursión en la segunda categoría, y es hacer pie.

"El objetivo será mantener la categoría y seguir consolidando el deporte en el club porque este grupo hace un sacrificio muy grande", mencionó el entrenador.

Hoy SUA tomó la bandera del deporte y ya acusó recibo. En Recreativo lo están practicando y en breve seguramente se meterá en la competencia.


DE SELECCIÓN

En el equipo no pasa inadvertida la presencia de una gran jugadora de básquet. La ex-Talleres, que jugara en el exterior y tuviera presencia en las selecciones argentinas, Johana Pucheti, es una de las integrantes del plantel de SUA.

La Rusa le aporta carácter y experiencia desde su conocimiento y su presencia en el plantel le aporta un plus.

Comentarios