La Provincia
Viernes 13 de Mayo de 2016

La Municipalidad siempre recurrió a dos Ordenanzas para vaciar las calles

En Paraná faltan expresiones artísticas callejeras porque hoy la policía de Entre Ríos, respaldada por la Municipalidad, controlan el “uso y disfrute de los espacios públicos”.   

Las diferentes administraciones municipales trataron de mantener “ordenadas” las calles de la ciudad utilizando la Ordenanza 8.248 que regula "el uso y disfrute de los espacios públicos" y la Ordenanza 7.435 de Protección de Espacios Públicos (Verdes y Áreas Naturales).
En junio de 2010 anunciaron que los artistas callejeros tenían que llegar hasta la Secretaría de Cultura de la Municipalidad de Paraná para solicitar “un permiso para actuar” y destacaban que “esta documentación les permitirá desarrollar su espectáculo en la vía pública”.


La Resolución que reglamenta la actividad lleva el número 3/09, de acuerdo a las ordenanzas Nº 7435 y 8248: “Esta gestión política está abierta a la consideración de las manifestaciones culturales, que implican –como ha venido dándose – la expresión pública en parques y paseos de: músicos, actores, mimos, payasos y malabaristas, entre otros”. En aquel momento se habló de que la construcción de un banco de datos sobre personas y grupos dedicados a la actividad, características y necesidades “ha de favorecer la generación de políticas de promoción específicas para el sector”.
Hace seis años se planteó la necesidad de que “toda la ciudadanía tenga opción de ver espectáculos al aire libre y los artistas gocen de reconocimiento, atención y puedan desarrollar su actividad”.


En febrero de 2012 las autoridades de turno volvieron a nombrar las Ordenanzas y destacar que se crearon con la idea de “mantener libre de cualquier tipo de ocupación mediante la colocación de stands, mesas, carpas, equipos, puestos de venta o promoción; con excepción de los puestos ya concesionados y del uso especial otorgado, que refiere a la instalación de mesas y sillas pertenecientes a los locales comerciales gastronómicos ubicados sobre el sector peatonal”.
Hace cuatro años advertían que en caso de incumplimiento “se procederá al desalojo de los mismos, con intervención del personal municipal autorizado y la asistencia de la fuerza pública en caso de ser necesario”.
Aquellos que querían ocupar los espacios públicos tenían que llegar al Área de Protección y Uso de Espacios Públicos. En el área controlaban y podían pedir la ayuda de la fuerza pública.

En la gestión de Blanca Osuna se generaron algunos proyectos para que los músicos tocaran en espacios públicos pero quedó en una muy buena idea y no se profundizó como una política cultural municipal.
Hoy los artistas callejeros están en la calle militando para transitar el largo camino a la creación de un posible proyecto de Ordenanza para poder ocupar los espacios públicos de la ciudad.  

Comentarios