La Provincia
Jueves 17 de Marzo de 2016

La Moringa resiste y se prepara para regresar

El sábado, a partir de las 19 en La Vieja Usina, habrá una serie de actividades y espectáculos a la gorra con el objetivo de recaudar fondos para reparar los daños ocasionados por el temporal a la carpa circense

El 4 de diciembre de 2015 en Paraná se levantó una carpa. Plantada por la Asociación Civil Teatro del Bardo junto al centro cultural Juan L. Ortiz, La Moringa resaltaba por lo alegre y colorida, contrastando con los vagones herrumbrados, los ladrillos desnudos y las chapas de los viejos galpones ferroviarios. Armarla les tomó un par de días, pero gestionarla les llevó más de tres años

Con el correr de los días, la vista de los paranaenses se fue acostumbrando a esa enorme carpa circense, donde los fines de semana desfilaban artistas de las más diversas índoles, convocando al público a vivir una experiencia distinta, como de antaño, algo que muchos –especialmente los más jóvenes– nunca habían vivido. 

Pero los efectos adversos de la actividad humana sobre la Madre Tierra dieron su coletazo por esa zona de la capital entrerriana, y la fuerte tormenta  del 19 de febrero causó graves daños en la carpa. Bastó con unos minutos de viento huracanado para que los espectáculos, los colores, la algarabía cesaran.

Sin embargo, La Moringa resiste más allá de la lona desgarrada y las costuras rotas. Es por eso que este sábado se realizará un festival solidario, con el objeto de juntar fondos que serán destinados a la reparación de la carpa.

A partir de las 19, en el Centro Cultural y de Convenciones La Vieja Usina, se desarrollará una serie de actividades a la gorra: Taller de Pintura para Niños “Imaginarte”, Murga La de Bolsillo y Varieté Circense. A partir de las 22.30, música para bailar de la mano del grupo de percusión Vamoviendo y la cuerda de tambores La Yaguarona.

Gabriela Trevisani, presidenta de la Asociación Civil Teatro del Bardo, dialogó con Escenario acerca del festival: “Queremos recaudar fondos para solventar el daño que hizo la tormenta. Después de que sucedió eso, muchos artistas se pusieron a disposición para tratar de revertir lo trágico del panorama. Semanas atrás intentamos hacer un festival como este, pero llovió mucho, entonces decidimos esperar a que pasen las grandes aguas y organizamos esta actividad en La Vieja Usina, para poder llevarlo adelante, llueva o no. Ellos nos han dado una gran mano con todo esto y les estamos muy agradecidos”.

Sobre los daños sufridos por la carpa, Trevisani señaló: “Según el lonero los daños fueron graves, las costuras se fueron soltando y esto toma mucho tiempo de reparación. Ya se va a cumplir un mes de la tormenta, y ya hace dos semanas que la carpa está en reparación. Afortunadamente no gastamos tanto en lona, porque se puede usar casi toda la misma lona que tenía la carpa”.

Desde su inauguración, por La Moringa han pasado cerca de 5.000 personas que han compartido la magia del circo, el teatro, la música y las artes plásticas bajo el cielo azul de la carpa. 

Más de 150 artistas han hecho latir La Moringa provocando risas y aplausos cada fin de semana. Este espacio alternativo y particular crece cada día en Paraná; tan sui generis como lo son los que por allí han pasado. Curiosos, entusiastas, soñadores, niños, acróbatas, mamás, payasos, malabaristas, escépticos; todos reunidos en un espacio circular.

“La verdad es que estábamos creciendo mucho, contentos con el nivel de convocatoria y de artistas que pasaban por La Moringa, y esa tormenta fue algo que jamás habíamos esperado. Pero la idea es reponerse, y ver qué sucede de ahora en más, porque será otro momento, otro contexto, se terminaron las vacaciones, pero confiamos en que vamos a volver a poner en funcionamiento este espacio tan lindo”, concluyó.

Comentarios