Ovacion
Martes 28 de Julio de 2015

La mejor expresión de superación

Roberto Naivirt compite en el Dakar, la carrera más difícil del mundo. El concordiense ya planifica la edición 2016.  

José Luis Ballesteros / Ovación
jballesteros@uno.com.ar


Desde 2011 se transformó en uno de los asiduos concurrentes que se anima a competir en la competencia mas difícil y peligrosa del mundo, como lo es el Rally Dakar. El concordiense Roberto Naivirt está radicado desde hace varios años en la ciudad bonaerense de Del Viso y su objetivo para 2016 es volver a desafiar a las peripecias de una verdadera competencia contra el Dakar mismo.

En la última edición su nombre recorrió el mundo entero, ya que en las primeras etapas sufrió la rotura de los neumáticos de su Toyota Hilux, quedó varado en el medio del agobiante desierto durante seis horas y llegó a utilizar su orina para refrescarse ante la desesperación de poder morir de deshidratación.

Borrón y cuenta nueva para el piloto de 45 años que ya comenzó con el trabajo de preparación de su camioneta para ser de la partida el 3 de enero de 2016. La prueba comenzará en Lima, Perú, y atravesará Bolivia, ingresará a Argentina el 10 de enero, cuando se desarrolle el Día de Descanso en Salta. Luego los bivouacs se levantarán en Belén (Catamarca), La Rioja, San Juan, Villa Carlos Paz y Rosario, donde finalizará la prueba.

Ayer se celebró el Día del Tallerista y Naivirt junto a su grupo de mecánicos está inmerso en una nueva misión, que buscará que no se imposible. 

“Al quedar afuera en la pelea por el título en el campeonato de Cross Country en la última fecha, ya nos estamos dedicando de lleno al Dakar. Hay mucho por hacer, ya que este año la camioneta corrió toda la temporada, con competencias muy duras, como lo fue la Ruta 40. Estamos desarmando todo y después empezar a armar todo con piezas nuevas, con otras que se van a reparar. Tenemos que cambiar el tanque de combustible, los cinturones de seguridad. Siempre el problema más grande que tenemos es el presupuesto. Por ahora vamos bien”, manifestó el piloto a UNO.

—¿Tenés una idea en qué valores se aumentará el presupuesto para la próxima edición?
—Lo que varía más es ver cómo esté la cotización del euro y el tema de repuestos, que varía todo año tras año. Desde el año pasado tenemos el apoyo de Toyota, vamos a ver este año qué apoyo nos darán. Un 25 o 30 por ciento más hay que juntar para poder estar.

—¿Respecto a la categoría vas a seguir en la misma?
—Este año participé en la T3 y la idea es volver a competir en esa misma. Vamos a ir viendo qué cambios hay en el reglamento. De esa manera no estamos corriendo contra todos los prototipos, los Mini Cooper y todos los equipos de punta.

—¿Pese a que  falta mucho, se tiene una noción en cuanto al recorrido?
—La largada será en Perú, creo que serán unos tres días en ese país, donde hay mucha arena. Es muy lindo para correr. Luego vamos a tener tres días en Bolivia, donde desconozco con qué nos vamos a encontrar. Estimo que será un terreno mas duro, árido. Después vamos a entrar en Argentina, donde vamos a tener tres días de arena y varios días de mucho fesh-fesh. Muchos pensaban que lo duro era Chile o Perú, pero Argentina es el terreno más duro porque cuando el camino se rompe no tenés alternativas y se complica. La elevada temperatura es fundamental para los vehículos y pilotos.

—¿Después de lo que te sucedió en la última edición, al 2016 lo vas a tomar como una revancha?
— Siempre lo encaramos como un Dakar más, pero claro que quedó esa espina. Hubiéramos podido salir. Nos faltó experiencia en algunas cosas, nos traicionó un poco la cabeza, la desesperación porque veníamos bien. El Dakar es así, día a día, metro a metro. Va a ser un poco revancha y hacer las cosas bien. Queremos volver a dar la vuelta, como en 2014.

—Una vez que terminás una edición, al otro día empezás a planificar el próximo Dakar, es todo un año de trabajo. 
—Acá hay mucho por trabajar, la logística es muy grande, no se te puede escapar nada. Hay que tener muchísimos factores en cuenta. Hay que preparar el vehículo, trabajar sobre el presupuesto, charlar con los sponsors, planificar la carrera. El grupo que tengo son amigos y eso empuja mucho. Antes es como que hacía yo todo solo y hoy tengo una persona que se encarga de la publicidad, otra del diseño de carpetas y video, los chicos del taller y mucha gente que se ha sumado. Dentro de lo amateurs que somos tratamos de ser lo más profesional posible.

—¿Y cuánto de pasión tiene que haber? Porque si no sería muy cuesta arriba todo lo que hay que hacer para competir.
—Hay gente que lo corre porque es un trabajo o se dedicaron a esto a lo largo de toda su vida. Pero nosotros lo hacemos desde otro lugar, por la pasión y las ganas. Por eso creo que se disfruta más. Si no estuvieran esas ganas, sería muy complicado porque en esto hay muchas cosas que te quitan las ganas, pero las vamos superando. A medida que aparecen obstáculos los dejamos de lado.

 

Comentarios