Mundo
Sábado 31 de Octubre de 2015

La mala ventilación en una oficina puede volver lentos, improductivos y hasta estúpidos a los empleados

Una investigación realizada en Estados Unidos estableció que los trabajadores pueden disminuir sus funciones cognitivas después pasar varias horas expuestos a situaciones contaminantes.

Una oficina con ventilación supuestamente normal favorece la acumulación de contaminantes y dióxido de carbono y eso hace que se entorpezcan las capacidades cognitivas de empleados que trabajan allí.
Esa fue la conclusión a la que se arribó tras un experimento realizado por la universidad estadounidense de Syracuse.

De acuerdo a la investigación de Environmental Health Perspectives, los trabajadores pueden disminuir sus funciones cognitivas después de pasar varias horas expuestos al aire de oficina con niveles normales de dióxido de carbono, contaminantes químicos y ventilación común.

Esa combinación de factores, sumado al cansancio propio que se puede desarrollar con las tareas propias, el aire de la oficina podría volver a uno "estúpido", lento e improductivo.

De hecho, parte de la investigación que fue auspiciada por una donación de United Technologies de Harvard, arrojó que personas expuestas a un ambiente "verde" son valoradas en un 97 por ciento mejor que en un ambiente de oficina convencional.

Según Joseph G. Allen, autor principal del estudio de la escuela de salud pública de Harvard, mejorar los niveles de CO2, los químicos orgánicos volátiles y la ventilación es positivo para los empleados, el negocio y resulta relativamente simple. Una inversión de 30 dólares por trabajador en costos extra de energía representa una mejora de productividad anual de seis mil dólares, señaló.

Comentarios