Accidente vial
Domingo 17 de Julio de 2016

La magia del circo atrae a chicos y grandes durante estas vacaciones

Con una propuesta variada convocan a multitudes. En cada función brindan el mejor espectáculo y rescatan la ilusión y el encanto

Los espectáculos circenses son una de las expresiones culturales que se mantienen en vigencia desde hace siglos a lo largo de todo el mundo, si bien han ido adaptándose a los cambios sociales de cada comunidad.

La posibilidad de disfrutar de la magia y la ilusión que proponen en cada escena hace que en su paso itinerante por las distintas ciudades convoquen no solo a los más chicos, sino también a personas de todas las edades. Aggiornados y con ambientes calefaccionados, son la opción ideal para disfrutar durante las vacaciones de invierno, y en Paraná se ubican entre las propuestas recreativas que más público traccionan.

En las calles Brown y Blas Parera se erige una de las gigantescas carpas que ofrecen un show de este tipo. Se trata del circo Varekay. Cada tarde, una multitud se concentra para presenciar los distintos números, durante casi dos horas, y dejarse sorprender por el vértigo cuando aparecen en escena los trapecistas y equilibristas; divertirse con los payasos y los malabaristas; fascinarse con las aguas danzantes; entro otras iniciativas que no dejan de asombrar a cada uno de los concurrentes.

"La idea es contar con un espectáculo para toda la familia. No queremos solamente que los niños vengan a ver al Sapo Pepe o al Hombre Araña, sino que además tenemos las aguas danzantes para que los mayores también puedan disfrutar", contó a UNO Eduardo Ovejero, el responsable de este popular circo que hace ocho años recorre el país con su espectáculo para divertir a la gente.

En su Fanpage lo explican muy bien: "La cultura es un derecho humano, una forma de transformación social hacia la equidad. La expresión artística y la acción sociocultural son mecanismos para generar condiciones y lograr una sociedad diferente, por eso el circo Varekay promueve la diversidad". Dispuestos a promover esta premisa, los integrantes de la compañía, que en su staff incluye a varios paranaenses, esperan cada tarde a su público para brindarles lo mejor.

Eduardo aseguró que es el único circo en la Argentina que tiene aguas danzantes, y agregó: "La gente también puede apreciar el despliegue del Taxi Loco, de los trapecistas, equilibristas y malabaristas; del Sapo Pepe, el Hombre Araña y el Hombre de Goma, que tiene 1,80 metros y logra meterse en una caja de vidrio de 45 centímetros".

A su vez, recordó que sus funciones son todos los días: "De lunes a jueves hay dos, a las 15 y a las 17. Los viernes, sábados y domingos sumamos otra función en el horario de las 20. Las entradas cuesta de 100 pesos en adelante".


***
Historia

Eduardo contó que Varekay proviene del idioma marroquí y significa "donde quieras, en cualquier lugar". Es un nombre acertado para una propuesta mágica que alegra a todos a su paso, con un espectáculo itinerante desde hace casi una década.

"La primera función del circo Varekay fue el 4 de julio de 2008 en La Rioja, pero en realidad la idea se gestó en Entre Ríos y sobre todo en Paraná, donde tenemos muchos familiares y amigos, y donde nacieron tres de mis hijos, que hoy forman parte de la compañía", expresó Eduardo.

El staff se formó, justamente, con gran parte de su familia y con artistas que vinieron de Australia, Europa y otros lugares del mundo para compartir su experiencia y brindar el mejor espectáculo a quienes viven en esta región. En épocas donde la alegría y la ilusión deben defenderse con vehemencia, asistir a alguna de sus funciones es una propuesta que se constituye en la mejor alternativa para pasar un rato ameno y rescatar la fascinación y el encanto.

Comentarios