Femicidio
Martes 20 de Diciembre de 2016

La lucha de Evangelina y Luis tras el intento de femicidio en Concordia

Violencia de género. Hace un mes y medio, una pareja fue baleada por el ex de la mujer en Concordia. Están en Paraná esperando la cirugía para ella. Faltaría contención psicológica

Los primeros días de noviembre, en medio de la ola de femicidios que conmocionó a la provincia, hubo en Concordia un intento de doble homicidio marcado por la violencia de género: Evangelina Moledo, de 33 años, recibió dos balazos de su expareja, Miguel Ángel Rodríguez, quien también le disparó al novio de la mujer, Luis Chamorro. Todo ocurrió adelante de dos hijas de ella, de 4 y 14 años. Desde entonces, la vienen peleando por su salud: Evangelina Moledo había llegado sin signos vitales al hospital Masvernat, donde la recuperaron y hoy está esperando por una cirugía en la columna en Paraná; Luis la acompaña, habla con los médicos y espera que ella se recupere para que después le saquen a él las balas que aún tiene alojadas en su cuerpo.

"Estábamos a punto de comer, en la casa que ella había comprado, con las nenas de ella, cuando (Rodríguez) entró y manifestó dos o tres palabras que no me acuerdo bien, y de repente la baleó a ella en el cuello, que quedó tirada con dos disparos, y cuando yo me recupero me baleó a mi también, con cuatro disparos", recordó Luis en diálogo con UNO. "Estaban las dos nenas, la de 14 y la de 4. Yo alcancé a levantarme y pedir ayuda, hasta que vinieron los vecinos, vino la ambulancia, se la llevaron a ella primero y después me trasladaron a mí", relató.

En los primeros minutos parecía que el pronóstico era el peor, pero el trabajo del personal del hospital Masvernat y la fuerza de Evangelina permitieron que hoy siga con vida: "Ella estaba primero sin pulso en la ambulancia, la revivieron, y después cuando llegó al hospital también estaba sin pulso, casi sin vida, la revivieron y la intervinieron -contó Luis-. Ella tenía afectada una arteria de las principales, aparte del daño en la quinta vértebra, la operaron y le fue bien. Después vino todo el proceso de terapia, está en el mismo estado, porque estamos en el proceso de conseguir la prótesis para que ella pueda fijar la columna y empezar la rehabilitación para moverse". La situación actual, pese a la gravedad, es mejor a los primeros partes médicos: "Los pronósticos que nos dieron era que iba a quedar cuadripléjica y que no iba a poder respirar por sí sola, porque el daño era mucho, pero no fue así", remarcó la pareja de la mujer.

Desde entonces, a un mes y medio del hecho, están a la expectativa de la cirugía que sería el fin de una etapa para Evangelina y el inicio de lo que será una larga recuperación. Según dijo Luis, la derivaron al hospital San Martín de Paraná porque "esa operación es compleja", y aseguró que hubo algunas desavenencias que dilataron esta intervención, hasta que ayer lograron certezas acerca de la prótesis y la cirugía.

"Hoy (por ayer) a la mañana nos avisaron que estaba todo encaminado para que a ella la operen, nos dijeron que tenía un cuadro clínico que no era favorable, pero a la tarde nos dijeron que sí, que ella está apta para operarla", destacó el hombre, quien espera que sea lo antes posible porque día a día "ella se deteriora, físicamente y psicológicamente".

Acerca del diagnóstico, Luis explicó: "Ella está con la quinta vértebra dañada, tiene alojada una esquirla sobre la vértebra que está destruida, y en la médula, que no la alcanzó a destruir pero necesita urgente la prótesis para levantarla y liberar eso que está comprimido que le está impidiendo algunos movimientos". Y sobre su estado, ya que también fue baleado y le dieron el alta a los cuatro días, contó: "Tengo una bala al lado de un pulmón y me tengo que intervenir luego de que ella salga de este trance".


***
Una mano en momentos difíciles


En medio de los desencuentros, Luis fue contactado por Mónica Olivera, de la Asociación Mujeres Luchadoras Positivas, quien siempre está dispuesta a ayudar y orientar a víctimas para conseguir lo necesario en momentos difíciles, y es una convencida de que el Estado debe cumplir con las leyes que las protegen.

Luego de una mañana de idas y vueltas, tuvieron respuestas, destacó Luis: "Nos dieron para quedarnos en un hotel en Paraná, que consiguió el secretario de Mauro Urribarri, las dos nenas en Concordia tienen una contención psicológica del Copnaf y están a cargo del tío". A su vez, anoche se informó a UNO que desde la Secretaría de la Mujer de la Provincia se dispuso la asistencia psicológica para Evangelina y su familia.


***
Un caso cerrado a los pocos días

Luego del ataque aquel mediodía del domingo 6 de noviembre, en el barrio Benito Legerén de Concordia, Miguel Ángel Rodríguez, conocido como Tarta, de 48 años, se fue a su casa convencido de que había matado a su expareja, Evangelina. Se encerró en la habitación y con el mismo arma de fuego se disparó en la cabeza.

Con su muerte, la investigación quedó caratulada como Doble intento de homicidio seguido de suicidio. Las hijas de la mujer, más la declaración de Luis Chamorro y los vecinos que los asistieron, fueron testigos suficientes para esclarecer el caso que, con la muerte del autor, quedó cerrado.


Comentarios