La Provincia
Miércoles 13 de Abril de 2016

La lluvia persistente extendió el drama social en la provincia

Además de los departamentos del norte, deben ser asistidas familias del centro y sur de Entre Ríos. Hay alerta por el río Gualeguay y al delta le llevará más de un mes volver a la normalidad. “Es una situación compleja” ,definieron

La persistencia de la lluvia ya no solo perjudica a los departamentos del norte entrerriano, que aún son los más afectados, sino que se extendió hacia el centro y el sur provincial donde debieron intensificar la asistencia. Al momento, el río Gualeguay aumenta su nivel y hay un alerta por el crecimiento de su caudal. 

El 1º de abril a la noche comenzó a llover y más allá de alguna intermitencia, todavía no paró. Laura Stratta, ministra de Desarrollo Social de Entre Ríos, dijo a UNO: “No solo  afectó a municipios, sino a también a juntas de gobierno que no tienen estructura para soportar este contexto adverso. Trabajamos con ellos en la asistencia, enviamos elementos como colchones, ropa, frazadas, agua, zapatillas, lavandina y los acompañamos”. Contó que también reforzaron  la partida para comedores. “Esta situación es compleja  porque no para de llover y las perspectivas no son buenas; igual está controlada, más allá de algunas familias que se tuvieron que ir de sus hogares”, aclaró.  Stratta explicó que ahora, con la cantidad de lluvia y su persistencia, la situación se extendió a otras zonas de la provincia. “Hay viviendas precarias que con tanta agua también se les mojaron sus pertenencias y no seca”, sostuvo. 

En Paraná, mencionó que hay familias afectadas en Puerto Sánchez como en la zona de las ladrillerías. En el Departamento Villaguay deben asistir a personas tanto en la ciudad homónima como en las juntas de Mojones Norte y Sur entre otras. “Desde diciembre trabajamos en Villa Paranacito, que ya tienen tres meses de agua en la avenida principal y hay una situación social que acompañamos. Ahora volvió a complicarse cuando parecía que ya se descomprimía. El cuadro de situación con el fenómeno climático es complejo”, reafirmó Stratta. 

También dijo que al momento, los departamentos de la costa del río Uruguay, más allá de algunas complicaciones puntuales que fueron resueltas, no tienen problemas a la escala de los demás lugares. 

Stratta detalló que en Federal ya comenzó a descomprimirse la situación, pero por ejemplo en Sauce de Luna persisten los problemas. En Feliciano es similar, al igual que en sus alrededores. En La Paz, Santa Elena, Piedras Blancas y San Gustavo hubo complicaciones que persisten y hasta registraron comercios que remarcaron precios frente a cierto desabastecimiento que hubo con las rutas cortadas. En la lista habrá que agregar a Chajarí junto a otras cercanas que también se vieron perjudicadas. El problema es que los pronósticos anunciaron más lluvia para hoy y para el resto de la semana, por lo que en aquellos lugares que comenzaron a mejorar, todavía pueden volver a complicarse. 

Stratta contó que son entre 800 y 1.000 las personas que continúan evacuadas, pero también dijo que no es fácil saber la cantidad exacta porque hubo relevamientos disímiles. De todos modos aclaró que llegaron a 9.000 los afectados entre quienes abandonaron sus hogares y los que se quedaron pero tuvieron sus casas anegadas. 

* Números: 1.000 son las personas que permanecen evacuadas en la provincia y la cantidad varía a diario. En total hay entre 9.000 y 12.000 entrerrianos afectados; solo en La Paz, según Desarrollo Social, hay 130 familias que perdieron absolutamente todo.

***

Un fenómeno que continuará hasta junio

El panorama responde a la misma situación que se vive desde mitad de 2015: el fenómeno de El Niño trajo la crecida de los ríos Uruguay, Paraná y Gualeguay; generó tormentas de vientos de 160 kilómetros por hora como en Paraná durante febrero; y ahora precipitaciones prolongadas en el tiempo. “Es su característica”, explicó Oscar Duarte, jefe del Departamento de Hidrología. 

“Suponemos que esto se extenderá en lo que resta de abril y parte de mayo. No sabemos con qué intensidad, pero irá debilitándose y llegará neutral en junio y julio, en esos meses deberíamos tener alivio”, aclaró. 

Las perspectivas no son buenas para el delta entrerriano. “Se va a complicar y durará un mes y medio para recuperar la normalidad”, aclaró Duarte , y agregó que la actividad ganadera en las zonas de islas de Diamante, Victoria y Gualeguay seguirán paradas.

***
Preocupación frente a nuevos pronósticos

Las lluvias importantes no se dieron en el norte de las cuencas como en Brasil, Paraguay o Iguazú, sino que en este período se concentraron en la región y así lo informó a UNO, Oscar Duarte, jefe del Departamento de Hidrología de la Dirección de Hidráulica de la Provincia. 

“Al momento atravesamos el tercer pico de creciente en el Paraná y en los próximos días debería comenzar a descender en función de lo que llueva”, explicó. 

Sin embargo y más allá de la altura actual del río Paraná y del río Uruguay con sus fluctuaciones, la preocupación y el alerta, están centrados en el comportamiento del río Gualeguay. 

“Empezó a elevarse. Es un río que afecta a Federal en menor grado, pero después a Villaguay a Rosario del Tala y a la ciudad de Gualeguay. Además desemboca en Villa Paranacito”, explicó Duarte, y agregó que en algunas ciudades hay defensas que pueden ser superadas si continúa en aumento. En la última ciudad la situación es compleja desde finales de 2015, cuando comenzaron a recibir agua del Uruguay y del Paraná; ahora tendrán lo propio del Gualeguay.  

Entre los pronósticos, Duarte informó que se prevé una tormenta con intensidad para el sábado de acuerdo a los modelos climáticos estudiados. Para mañana debería parar un poco la lluvia y recuperar su inestabilidad el viernes. De todos modos ayer al cierre de la edición de UNO había alerta de tormentas fuertes para hoy según el Servicio Meteorológico Nacional.

Comentarios