La Provincia
Martes 03 de Febrero de 2015

La ley de Agricultura Familiar es una esperanza alimentaria

En la provincia están trabajando la tierra cerca de 25.000 pequeños productores pero solo se registró un 10%. Con la nueva legislación prevén invertir en el sector 1.500 millones de pesos

Juan Manuel Kunzi / De la Redacción de UNO
jkunzi@uno.com.ar

 


La ley, que declara de interés público a la agricultura familiar, campesina e indígena fue sancionada en diciembre del año pasado en el Congreso Nacional y se promulgó  el  martes 20 de enero. El Ejecutivo Nacional la publicó en el Boletín Oficial con el número 27.118.

 

Andrés Lazo es un pequeño productor entrerriano que participó del foro en donde se discutió la ley. Después de una larga militancia logró posicionarse como vocal en la nueva comisión directiva de la Federación de Organizaciones Nucleadas de la Agricultura Familiar (Fonaf).


Ayer, consultado por UNO, Lazo,  explicó que en la provincia existen unos 25.000 pequeños productores de los cuales se registró en los padrones oficiales solo un 10%. Emiliano Gómez Tutau, el coordinador de la Secretaría de Agricultura Familiar de la Nación, explicó a este diario que uno de los problemas más graves es que “los productores no se reconocen como tales por lo que no se registran en los padrones”.


En la provincia muchos pequeños productores realizan una agricultura intensiva para el consumo familiar y solo comercializa si hay un excedente.  Ahora, esperan llenar de beneficios al “campo chico” para cambiar la historia.

 

Alimentos

 


En el campo reconocen que la demanda creció porque cada vez hay más consumidores interesados en conocer el origen de los alimentos.


Andrés Lazo tiene una teoría: “En un momento del país, la  gente comía lo que podía. Cuando se encontró con un dinero extra en el bolsillo comenzó a interiorizarse. También se abrió la polémica con los agrotóxicos y todos empezaron a demandar productos agroecológico”.


Ahora reconoció que desde las diferentes organizaciones que trabajan por los intereses de los pequeños productores se está empezando a recorrer el extenso camino para conseguir un certificado que los posicione como productores agroecológicos.


Además de la demanda interna tienen en claro que el mundo saldrá a comprar   “alimentos sanos” y por lo tanto  tienen que estar preparados. 


Por lo pronto, lo que hay que saber  es que el fondo de  1.500 millones de pesos que tendrá  la ley de Agricultura Familiar recién estarán disponibles a partir de 2016. Este año servirá para seguir realizando las recolecciones de datos entre los pequeños productores para saber que destino tomarán las inversiones.


Todos hablan de la necesidad de conseguir “valor agregado” a los productos porque  muchas veces  tienen que vender “a baúl cerrado”
Otro de los puntos importantes de la Ley es el que toca la propiedad de la tierra.  Además resalta “la promoción del desarrollo humano integral, bienestar social y económico de los productores, de sus comunidades y agentes del medio rural, mediante la diversificación y la generación de empleo en el medio rural, así como el incremento del ingreso, en diversidad y armonía con la naturaleza para alcanzar el buen vivir”. Cuando se conoció la entrada en vigencia de la Ley desde el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, detallaron: “La agricultura familiar representa el 20% del  PBI en el sector agropecuario nacional, el 20% de tierras productivas y el 27% del valor de la producción. Comprende 30.9 millones de hectáreas totales y el 65%  del total de productores. La actividad constituye el 53% del empleo rural”, en el país por lo que se calcula que se beneficiarán cerca de un millón de personas.

 

 “Habrá alimentos de mejor calidad y más baratos”


Guillermo Martini, el coordinador de la Corriente Agraria Nacional y Popular (Canpo) afirmó a Télam que la norma “consolida un proceso productivo alternativo al concentrado industrial fabricante de commodities”.


También estimó que a partir de la puesta en práctica de esta ley, sancionada a fin del año pasado pero que entró en vigencia el 20 de enero cuando se publicó en el Boletín Oficial,  “habrá alimentos de mejor calidad y más baratos, seguramente”. estimó.


“La ley recuperará (cuando lleguen los fondos), en términos de reparación, cuestiones estratégicas para la agricultura familiar, muchas de las cuales ya se venía avanzando, pero que esta legislación tiende a consolidarlas”, indicó Martini.


En ese sentido, precisó que la Ley “recupera la cuestión adminiculada al acceso a la tierra, a la mejora de estructura productiva desde el punto de infraestructura, asesoramiento técnico, crea un Instituto de Tierra y suspenda los desalojos por cinco años”.


El director general del Registro Nacional de Trabajadores y Empleadores Agrarios subrayó que  “lo novedoso es que se pone en primer plano a la agricultura familiar”, y consideró que “es un reconocimiento a un sector que produce alimentos”.


Algunos sectores trataron de  impulsar la idea de que la ley llega para formalizar un sector menor de la economía.


El funcionario nacional  reconoció:  “No se trata de la agricultura de los pobres, sino que incluye a productores yerbateros, vitivinícolas, tabacaleros, e incluso de cereales y oleaginosas”.

 

La Federación que reúne a los más chicos


La Fonaf está integrada por más de 900 organizaciones que asocian a unas 180.000 mil familias de productores en todo el país, y su principal objetivo es consensuar y proponer alternativas de desarrollo rural con equidad e inclusión.


También es un espacio formal de concertación legitimado por la Secretaria de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación donde las organizaciones interactúan con los funcionarios de las áreas competentes.


Las organizaciones del Foro funcionan con una Mesa Nacional (dos delegados por provincia y dos de Pueblos Originarios) y una Mesa Ejecutiva (dos delegados por región y uno de Pueblos Originarios).


Miguel Fernández, el presidente reelecto de Fonaf, señaló que el objetivo es “avanzar sobre el trabajo que venimos realizando, destacando principalmente la distribución federal que se ha logrado para que puedan participar todas las provincias en la comisión directiva, lo que demuestra una gran integración que es lo que desde el gobierno nacional se viene estimulando”.  Andrés Lazo es uno de los dos vocales titulares de la nueva comisión. 

 

 

Algunas frases

 

* La nueva legislación “diferencia a los agricultores  familiares en cuestiones impositivas, de acceso a tecnología, al financiamiento bancario”.  El texto  “menciona concretamente dos términos fundamentales: el acceso a la salud y a la educación, que en el campo están muy dispersos”. “Es un paso adelante en la consolidación de un modelo productivo alternativo”.

 

 

Comentarios