Carmelitas Descalzas
Martes 07 de Febrero de 2017

La Justicia Federal tendrá que decir si acepta el caso de las carmelitas descalzas

Casación declaró inadmisible el recurso de fiscalía y confirmó la declaración de incompetencia de la jueza Alicia Vivian

El juez Federal de Paraná Leandro Ríos tendrá que decidir si acepta la causa penal que se inició en agosto del año pasado por los supuestos delitos de privación ilegítima de la libertad y reducción a servidumbre en el Monasterio de la Preciosísima Sangre y Nuestra Señora del Carmen, de Nogoyá. Tal determinación deberá tomarla porque la Cámara de Casación Penal de Paraná declaró inadmisible el recurso de la fiscalía y confirmó la declaración de incompetencia que había dictado la jueza del Tribunal Juicio y Apelaciones de Gualeguaychú Alicia Vivian.

La magistrada había resuelto el 11 de octubre de 2016 la remisión de la actuaciones a la Justicia Federal, pero el fiscal Lisandro Beherán interpuso un recurso de Casación que anoche UNO conoció que no prosperó.

En el caso que el juez Federal Ríos rechace las actuaciones, será la Corte Suprema de Justicia de la Nación la encargada de dictaminar que jurisdicción debe actuar.

Desde un primer momento Guillermo Vartorelli y Miguel Cullen, abogados defensores de la religiosa Luisa Toledo, madre superiora del convento carmelita habían sostenido que el caso debía ser investigado por la Justicia Federal. En cada audiencia donde representaron a la Madre María Isabel aclararon que "no consentían la competencia".



***
Planteo fiscal



Puntualmente la fiscalía reclamó poder seguir interviniendo en la investigación iniciada de oficio por el ministerio público. Además asegura la jueza intervino en la acción de competencia de oficio.


En fallo unánime la Cámara de Casación, integrada por Marcela Davite, Marcela Badano y Hugo Perotti, sostuvo que "...el Estado de Derecho ha concebido como garantía constitucional al juez natural, según la cual antes del hecho de la causa existe un determinado órgano creado previamente por una ley que ha fijado el ámbito material y territorial de su jurisdicción, su número, el modo integración y las reglas de procedimiento conforme a las cuales ejercerán sus funcione, órgano que así constituido tiene jurisdicción respecto de los justiciables y nadie puede ser de él 'sacado'". Además los magistrados sostienen: "Así, como derecho constitucional o fundamental que siempre debe estar presente para que se pueda litigar en el marco de un proceso debido, las garantías constituyen presupuestos que pueden ser fiscalizados tanto de oficio como mediante la deducción de excepciones o defensa de la contraparte. En autos dicha fiscalización se concretó de oficio por la magistrada actuante en el marco de una Apelación planteada durante la investigación y entendió que carecía de la competencia preestablecida por la ley para acceder a la pretensión del justiciable, pretendido el recurrente que este Tribunal deje sin efecto dicha declaración e imponga la continuidad de la intervención de quien se sabe incompetente, decisión por cierto, inconcebible".


Por último los camaristas sostuvieron que "si bien la afirmación del principio acusatorio conduce inexorablemente a rechazar la actuación de oficio de los tribunales; en otro orden, la garantía del juez natural o legal impide a los magistrados intervenir en los supuestos en que no se tenga competencia específica sobre la causa en el momento en el que se produjo el hecho que la originó". En síntesis, el Tribunal le da la razón a la jueza Vivian que entendió que el caso no era materia de resolución provincial.


Comentarios