La Provincia
Miércoles 29 de Julio de 2015

La Iglesia repudió el accionar del grupo clandestino Martillo De Herejes

El proceder del grupo Martillo De Herejes, que se adjudicó las pintadas "antiabortistas" en hospital San Roque, "promueve la intolerancia", según el sacerdote ​Cristian Torres.

El grupo clandestino de ultra derecha denominado Martillo De Herejes se adjudicó las pintadas contra el aborto realizadas en el hospital materno infantil San Roque de Paraná.
"Este lugar además de brindar asistencia a niños de forma gratuita también posee un nido de ratas asesinas que se dedican a practicar abortos. Esto sucede en nuestra Ciudad con total impunidad y nosotros cumplimos con el deber de defender la verdad y la vida", publicaron en su sitio de Facebook en el cual, además, reivindican al inquisidor Torquemada y al dictador Franco.
Tanto posteos como comentarios tienen alta carga de odio, violencia y discriminación.
El sacerdote Cristian Torres, de la Parroquia San Miguel dijo no coincidir con este grupo que profesa la fe católica y que realizó estas pintadas. Para el párroco, con este proceder, "Martillo de Herejes" lo que hace es "provocar intolerancia, y es como decir que el que está a favor de la vida, tiene derechos a ensuciar, a agraviar. No se trata de eso. Hay que defender toda vida, del que está por nacer y del que ya ha nacido. Confunde totalmente: Detrás de esta actitud, hay intolerancia, que no nos corresponde como cristianos. Nos hace daño".

"La promoción y la defensa de la vida desde el comienzo hasta el final, es una tarea que tenemos como hijos de Dios, como miembros de la Iglesia", afirmó Torres.

Consideró que es necesario "pedir a Dios que produzca en nosotros sentimientos de paz, amor, justicia, comunicación. Tanto fuera como dentro de la Iglesia, siempre hay personas que toman una actitud beligerante, pero Jesús nos invita a otra actitud: a luchar contra nuestros egoísmos y defectos y a construir una patria de hermanos". "Lo que ha sucedido no favorece a construir una patria de hermanos", opinó el cura.

Fuente: El Once

Comentarios