La Provincia
Jueves 12 de Mayo de 2016

​La Fraternidad sigue juntando firmas para evitar el cierre del ferrocarril Urquiza

Son 1.300 las familias que perderían su fuente laboral si se concreta la intención del Gobierno nacional de cerrar el ramal que atraviesa toda la provincia y la conecta con países limítrofes.

Tras la advertencia del gremio de La Fraternidad sobre la intención del Gobierno nacional de cerrar el ramal del ferrocarril Urquiza, trabajadores juntan firmas para evitar la medida.
Son 1.300 las familias que perderían su fuente laboral si se concreta la intención de la actual administración nacional de cerrar el ramal que atraviesa toda la provincia y conecta a Entre Ríos con países limítrofes.
Integrantes del gremio en Basavilbaso recolectarán firmas este viernes en la sede gremial, de calle San Martín 820, en la Ciudad del riel.
El secretario de Hacienda del gremio en la provincia, Ariel Ibarra Bochio, comentó que los trabajadores están “preocupados” y en “pie de guerra porque estamos militando para evitar el cierre del Ferrocarril Urquiza”.
 Según el Gobierno de Macri la línea es deficitaria. Así lo adelantó el ministro de Trabajo Jorge Triaca, a dirigentes de La Fraternidad.
Según el gremialista, aún no hay una fecha precisa, pero “el sindicato tuvo una comunicación informal con el ministro Triaca, y nos comunicó que tenían la perspectiva de cerrar el Ferrocarril Urquiza porque daba déficit”, agregó.
El secretariado nacional de la entidad envió una carta manifestando “la disconformidad” con la medida y “poniendo a disposición todas las herramientas para evitar el cierre del ferrocarril porque serían 1.300 familias las que quedarían en la calle”.
Por último, puntualizó que “la empresa ALL (América Latina Logística), que tenía la concesión del Mesopotámico, era quien movía la mayor carga, hacia Brasil. Ellos bajaron la persiana, se van y el 90% de la carga se pierde”, explicó como causa del déficit.
Referentes del gremio se encuentran movilizados también en Corrientes y Misiones.

La situación
En un plenario de conductores realizado en Zárate se habló de un plan en el gobierno de Mauricio Macri de cerrar la línea Urquiza por un período de tres años "para ordenar y acondicionar la infraestructura", aprovechando que la compañía América Latina Logística -hasta ahora concesionaria del servicio ferroviario de cargas en el Sur de Brasil, se retira de la concesión que mantenía desde 2013.
La empresa siempre prestó un servicio deficiente. Un informe reservado de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) revelaba en 2006 la responsabilidad de ALL en la falta de mantenimiento y las malas condiciones de seguridad de la las lineas.
En ese sentido se marcaba el escaso personal idóneo abocado a las tareas de mantenimiento y a la seguridad operativa, el cambio permanentemente de los responsables y la falta de experiencia en puestos claves.
En diciembre de 2006 se concretó la Audiencia Pública en Tigre. Allí fue sometido a debate la Carta de Entendimiento alcanzada con la Unidad de Renegociación de Contratos. En la oportunidad el Defensor del Pueblo de la Nación, que “reclamó la inmediata rescisión del contrato”, al igual que legisladores nacionales. En ese momento, los dirigentes nucleados en La Fraternidad y la Unión Ferroviaria coincidieron en hablar de "resguardo de los puestos de trabajo de sus afiliados" opinaron favorable sobre la empresa.
En Junio 2013 el entonces Ministro de Transporte, Florencio Randazzo, anunció la reestatización del servicio de ferrocarril de cargas. En la oportunidad, la medida fue justificada en el "incumplimientos de contrato" en base a los informes de la CNRT y la Auditoría General de la Nación.
Las mismas habían detectado que ALL adeudaba multas superiores al 30% de la garantía de contrato; que no había abonado el canon de concesión en los últimos seis meses; además de haber abandono los ramales y efectuado traslados de los activos sin autorización e incumplimiento de las inversiones.
 

Comentarios