Policiales
Jueves 30 de Abril de 2015

La familia de "Pocho" Morales aportó nuevos datos sobre el teléfono del agenciero desaparecido

Secuestraron un aparato que utilizaba la misma línea que tenía el agenciero al momento de desaparecer. Realizan pericias sobre el chip. La familia dice que "ni la Fiscalía ni la Policía investigan"




or orden de la Fiscalía de Chajarí, la Policía de Feliciano secuestró un teléfono con la misma línea que tenía “Pocho” Morales al momento de desaparecer, el 30 de agosto de 2011, en San Jaime de la Frontera.

El miércoles, el fiscal Maximiliano Larrocca, con apoyo de la División Investigacionesde la Policía de Entre Ríos, secuestró un aparato que utilizaba la misma línea de Juan José “Pocho” Morales.

La que puso en aviso a la Fiscalía fue la propia familia de “Pocho”, cuyos integrantes regularmente llamaban al teléfono del agenciero desaparecido.

A las 7.30 de la mañana del miércoles la línea se activó con referencia geográfica en la localidad de San José de Feliciano por lo que se dio aviso al fiscal, quien tras averiguaciones, dio con un hombre de 57 años con domicilio en paraje San Víctor.

En sede judicial el hombre declaró que el teléfono se lo había dado su hijastro, un joven de 25 años, quien a su vez dijo que lo consiguió a través de otro joven de 26 años. Al seguir la pista el tercer individuo declaró que compró el chip de la empresa Claro en un kiosco de su barrio, hecho que más tarde fue corroborado.

“Tenemos la misma línea que utilizaba Morales cuando desapareció, pero esto no asegura que pertenezca al mismo chip, podría ser, pero sabemos que las empresas telefónicas hacen su negocio y podría ser que fuera comercializado nuevamente”, dijo el fiscal a Tal Cual y afirmó que ahora se harán pericias técnicas sobre el chip secuestrado. Asimismo señaló que no dispuso ninguna detención.

La familia dice que no se investiga
En comunicación con LT 15, Wlater Morales, uno de los hijos del agenciero, mostró poca expectativa con la investigación. “La Policía no trabaja, a la Fiscalía no le interesa descubrir el caso o están encubriendo a alguien”, expresó.
"Si nosotros, los familiares no le pasasamos datos a la Fiscalía de Chajarí no hacen nada, igual que la Policía. No quieren descubrir el caso, no les interesa o están encubriendo a alguien”, repitió.
“Conociendo a mi viejo, no es como dijo en su momento el jefe Massuh, como que mi viejo 'era alguien que no quiere ser encontrado'. Mi viejo no se fue”, recalcó.

Walter Morales relató que su prima lo llamó a principios de semana para avisarle que el teléfono “llamaba”. Después de insistir logró comunicarse con un hombre del cual se reservó la identidad. “Tiene el número de teléfono de mi papá. Esto nos llama la atención porque, según el fiscal, la empresa volvió a dar la línea a otra persona a pesar de que hay una causa judicial de por medio. O bien nunca le avisaron a la empresa”.

La familia sigue escéptica respecto a los resultados de la investigación y recordaron que la desaparición de “Pocho”, el 30 de agosto de 2011a las 20.15 de la noche, no fue la única ocurrida en San Jaime de la Frontera. “Hubo otro desaparecido de apellido Ortiz, en 2010”, puntualizó Morales.  

Comentarios