Salud
Miércoles 19 de Octubre de 2016

La falta de espacios habilitados limita la clausura de geriátricos

El director de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Salud, Víctor Berta, dijo sobre los albergues clandestinos: "No podemos avanzar si no tenemos un lugar a donde llevar a los abuelos"

"La Municipalidad de Paraná nos dice que tiene seis órdenes de clausura. La idea es trabajarlo en conjunto con la Provincia para poder derivar a los abuelos. Son seis casos que no tienen habilitación ni siquiera un pedido para hacerlo", dijo a UNO Víctor Berta, director de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Salud de la provincia de Entre Ríos.

En la capital entrerriana hay seis geriátricos habilitados contra 80 o más que son ilegales. La proporción se repite en el resto de la provincia. Tras el cierre de un establecimiento en Paraná en setiembre, ayer se conoció que la comuna de Concordia procedió a la clausura de ocho albergues para adultos mayores.

Una casa que reúna a personas mayores de 65 años que necesiten atención médica, es un geriátrico; sin habilitación correspondiente, es clandestino. Sin embargo, Berta explicó que no es tan fácil realizar clausuras masivas. La falta de espacios habilitados, de camas o alojamientos públicos para poder derivar a los abuelos de aquellos lugares truchos, demoran y perjudican el avance del cierre de esos albergues ilegales.

Berta indicó además que la ley en la provincia, relacionada a los geriátricos, le da al Ministerio el poder de policía y también le permite alcanzar convenios con los municipios para que estos puedan controlar a los establecimientos. "Eso todavía no se ha llevado a acabo desde el punto de vista formal. La idea es hacerlo porque permitiría llegar a lugares a donde hoy no podemos", dijo.

En Paraná, explicó, trabajaron junto con la comuna con el caso concreto del geriátrico clausurado y el desalojo de setiembre.

A partir de conocer los casos de Concordia, Berta dijo que se comunicarán con esa Municipalidad y la iniciativa le pareció positiva. "Que hayan salido es importante", aclaró. Pero detalló que como Ministerio, además de velar por las habilitaciones y sancionar cuando corresponde: "La otra función que tenemos es el destino de los abuelos. Uno puede llevar adelante una política activa con la clausura, pero tampoco podemos avanzar sin tener un lugar donde llevarlos después".

La falta de lugar a donde ubicarlos es uno de los problemas a resolver. "Es nuestra responsabilidad. Cuando se pone la faja de clausura, adentro de ese lugar no puede vivir nadie y hay que tener la estrategia para derivar a la persona a donde sea. Ese es un problema histórico".

Contó que desde el Ministerio comenzaron a realizar un cronograma de trabajo con los hospitales públicos de Paraná Campaña y continuarán con la provincia para saber cuáles y cuántas son las camas disponibles para albergar a los adultos mayores y así poder avanzar con las clausuras y no dilatarlas en el tiempo.

"En Paraná nos dicen que tienen seis órdenes de clausura. Yo digo que está bien, pero en el momento hay que saber dónde los llevamos si no hay un pariente o una casa donde puedan ir en condiciones de derivación. Entonces le tenemos que dar nosotros un albergue, un geriátrico público. La idea es llegar a todos", remató Berta.


***
Concordia: cerraron ocho establecimientos


En Concordia fueron clausurados ocho albergues para adultos mayores. Fue días atrás y ante la intensificación de los relevamientos por parte del área de Inspección General del municipio de esa ciudad. Se conoció ayer que a pesar de la medida no reubicaron a las personas que estaban alojadas en esos lugares.

Según precisó a Diario Río Uruguay el titular del área de Inspección General de la Municipalidad de Concordia, Jorge Boujon, los geriátricos que fueron clausurados son pertenecientes tanto en la zona céntrica de la ciudad como a Villa Zorraquín. "Ninguno cumplimenta con lo que las áreas técnicas vienen pidiendo", señaló el funcionario.

Se supo que con el seguimiento que realizó personal de dicha Dirección pudieron establecer que varios geriátricos privados de Concordia no contaban con la documentación requerida.

Como ya lo habían precisado en el caso de los boliches bailables clausurados tiempo atrás, Boujon recalcó: "Cada seis meses hay que renovar la documentación de la factibilidad de bomberos, y los geriátricos clausurados no han cumplimentado con lo solicitado".

En ese sentido, el funcionario indicó: "Si bien todos ahora iniciaron los trámites, en algunos casos también hay falencias con lo que las áreas técnicas han solicitado", se trata de aspectos que en principio deben solucionar, consignó el medio digital.

En cuanto a la situación de las personas que viven en dichos lugares, Boujón señaló: "Los pacientes quedan ahí", y reconoció la complejidad de la situación. Según Asuntos Jurídicos del Ministerio de Salud, si se clausura un establecimiento de estas características no pueden permanecer en ellas las personas que lo habitaban. Boujón, con tino, contó: "Se les transmite a los familiares sobre la situación para que puedan tomar las decisiones que crean justas y vean la posibilidad de retirarlos. Es un tema arduo". Por último, el director de Inspección General de Concordia explicó que los geriátricos que sufrieron la clausura son todos privados.

Así las cosas, en la ciudad entrerriana tomaron la decisión y avanzaron sobre aquellos lugares que presentaron irregularidades.


Comentarios