La Provincia
Martes 07 de Junio de 2016

La energía solar despierta interés tras los tarifazos en la luz y el gas

Harán hoy un taller gratuito en Paraná para aprender a construir colectores que permitan calentar el agua que se utiliza en los hogares

Frente al aumento de las tarifas de los servicios de la luz y el gas, en muchos hogares buscan la forma de ahorrar en el consumo. En este marco, cobra mayor fuerza la idea de recurrir al uso de energías alternativas que puedan, al menos en parte, contribuir a que la factura llegue menos abultada.

La energía solar es una de ellas. Entre las opciones, los paneles fotovoltaicos suelen producir energía capaz de alimentar distintos artefactos de una vivienda, pero sus altos costos –que se amortizan recién transcurridos varios años– hacen que su utilización resulte conveniente en aquellos lugares donde no llega la red de suministro eléctrico convencional. Otra variable, más accesible para instalar en cualquier vivienda, son los colectores solares, que logran calentar el agua que se dispone para uso sanitario e incluso para el de una piscina.

En el mercado desde hace años hay distintas marcas de este tipo de dispositivos. Cuestan habitualmente entre 15.000 y 20.000 pesos, más los gastos que insume la instalación. Sin embargo, hay formas de construirlos economizando notablemente la inversión y hoy habrá un taller gratuito destinado al público en general donde enseñarán a fabricarlos. Será a las 14 en el Aula Magna de la Universidad Tecnológica Nacional, en avenida Almafuerte 1033. 

Quien estará a cargo del taller es el ingeniero nuclear Luis Juanicó, quien además tiene un doctorado en Ingeniería Nuclear y un posgrado en Aprovechamiento Energético de la Radiación Solar. 

El disertante, que actualmente es investigador independiente del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y docente, comentó a UNO: “Lo que enseñamos es cómo uno mismo puede construir en su propia casa, con materiales que puede conseguir en una ferretería, un colector solar para el calentamiento de agua para uso sanitario y también para calefaccionar una pileta de natación, por ejemplo”.

“Si se implementa en un hogar, sus habitantes estarían ahorrando electricidad o gas, según el termotanque”, dijo, y agregó: “Hay en el mercado colectores comerciales muy buenos, pero tienen un precio más alto, que rondan los 20.000 pesos, y además hay que considerar el costo de instalación, que lo encarece aún más. Los que enseñamos a hacer en casa con materiales que se consiguen fácilmente, cuestan entre 2.000 a 3.000 pesos”. 

El investigador indicó que se pueden fabricar de distintos tamaños. Lo habitual es que para una casa sea de 200 a 300 litros, que alcanzaría para el uso doméstico de una familia tipo de cuatro personas. “Se puede hacer uno más chico y después agrandarlo, ya que es muy sencillo de modificar”, aclaró, y concluyó: “La idea es que la gente conozca estas posibilidades. Nuestra misión es difundir el conocimiento y que cada uno pueda instalarlo”.

Por su parte, la arquitecta María Gallicchio, presidenta de la Fundación Erasmus, que organiza los talleres, explicó: “No es complejo de realizar y ya lo comprobamos. Se hace un espiral con un tipo de polietileno. Si bien en invierno su producción es más limitada porque hay menos sol, no significa que no funcione sino que va a calentar menos el agua en este caso”. En este sentido, comentó: “En un mes como junio calienta el agua a 23º y para ducharse uno necesita 40º. Lo que se hace es aportar la energía –ya sea luz o gas– para conseguir esa diferencia. Incluso en este tiempo, no deja de ser una ayuda para reducir el consumo de energía y se logra ahorrar muchísimo”.

La profesional aclaró que para optimizar su utilización, debe hacerse un uso razonable del recurso: “Para una familia de cuatro personas funciona perfectamente un termotanque de 200 litros, pero hay que hacer una educación previa, ya que si alguien se baña a última hora y gasta toda el agua caliente, va a afectar al que va a ducharse después. Hay un protocolo para utilizarlo de manera que se pueda recuperar y toda la familia se pueda bañar”.

Por último, comentó que además del taller que se dicta hoy en la UTN, ayer se realizó uno en el Colegio de Ingenieros de Entre Ríos, y mañana y el jueves habrá dos más en Villaguay, debido al gran interés que despierta esta posibilidad de implementar energías alternativas en los hogares en la actualidad. “La gente está con el tema de las tarifas tratando de asesorarse más”, aseveró.

Ahorro sustancial. Utilizar energías alternativas contribuye a abaratar los gastos hogareños.


Conocimiento para mejorar la calidad de vida

La energía es una necesidad básica para el desarrollo de las sociedades y es por eso que desde la fundación Erasus plantearon este tipo de talleres: “Nos interesa llegar a la gente para compartir esta información. En otras partes del mundo está mucho más avanzada su difusión y queremos que se conozca acá también”, señaló a UNO María Gallicchio, su presidenta. A su vez, comentó: “Hay muchas cosas que la gente puede hacer para optimizar el uso de la energía. Una que es primordial es aislar la casa, sin tener que hacer grandes inversiones. Se puede ahorrar un montón; por ejemplo, si se cambia el calefón de la casa por uno sin llama piloto, se va a ahorrar medio metro cúbico de gas por día, que es muchísimo. Si se cambiaran todos los artefactos de gas del país por artefactos de este tipo, se ahorraría todo el gas que Argentina tienen que importar. De eso hablamos en los talleres”, aseguró.

Por otra parte, recordó que habrá más talleres que contribuyen a mejorar la calidad de vida, a cargo de especialistas, como en este caso, que se convocó al ingeniero Luis Juanicó, que se desempeña en el Centro Atómico Bariloche, el cual se especializa en desarrollo de combustibles nucleares, enriquecimiento de uranio y nuevas tecnologías energéticas: solar, eólica, calefactores a gas eficientes, termogeneradores avanzados y tecnología purificación (Hg removal) del petróleo.

Para mayor información, se puede contactar a la fundación sin fines de lucro Erasus a través de Facebook: Fundación Erasus, escribir al correo electrónico fundacionerasus@gmail.com o llamar al 0343-4230853.

***
Detalles de la noticia


- 40º es la temperatura promedio a la que se logra calentar el agua de una casa utilizando colectores solares. En invierno desciende a 23º y hay que complementar la energía. El ahorro es sustancial.
- 200 litros de agua caliente alcanzan para abastecer a una familia tipo de cuatro o cinco personas en su uso diario. Para optimizar el recurso, se debe establecer un protocolo hogareño.
-3.000 pesos puede llegar a costar la fabricación de un colector solar hecho de manera “casera”. Los que se consiguen en el mercado pueden llegar a tener un precio de 15.000 a 20.000 pesos.
 

Comentarios