Policiales
Sábado 28 de Febrero de 2015

La droga secuestrada valdría más de 1,5 millones de pesos

La incautación de canabis que hizo la Policía Federal en Paraná fue también un golpe económico a los narcos. Los 600 kilos serían más de un millón de porros. Anoche indagaban a los detenidos  

El golpe al narcotráfico que dio la Policía Federal el jueves en Paraná tiene su impacto también en lo económico. Especialistas consultados por UNO informaron que la más de media tonelada de marihuana secuestrada tendría un valor en el mercado superior al millón y medio de pesos.

Además, se estima que se trata de más de un millón de dosis umbrales (porros), aunque esto siempre depende de la forma de la venta y de los posibles estiramientos que pueda tener la droga en las diferencias instancias de la comercialización.

Los cuatro detenidos fueron alojados en la Unidad Penal N° 1, y ayer por la tarde los trasladaron al Juzgado Federal de Paraná, citados por el juez federal Leandro Ríos para la declaración indagatoria. Se trata de Cristian Ismael Godoy y Félix de Jesús Gómez, oriundos de la provincia de Corrientes, quienes iban en el camión; y los paranaenses que se movilizaban en el auto Luis Menelio Ayala y Walter Miguel Ángel Ramírez.

Ayala estaba con libertad condicional por una condena por transporte de estupefacientes, en tanto que Ramírez había cumplido su pena por un homicidio. Esto, según se explicó a UNO, resulta elocuente respecto de un modo común de operar de las bandas narco: el que tiene antecedentes por droga, aporta la experiencia; el otro, la violencia para la seguridad de la operación.

Respecto del destino de la droga, no hay dudas que gran parte era para vender en Paraná, aunque se presume que el viaje del camión de la empresa Mercom SRL, oriundo de Oberá, Misiones, podría haber continuado hacia otro centro urbano de consumo.

Por otro lado, se advirtió que los paranaenses detenidos no serían “perejiles”, sino que manejarían una importante porción del negocio de la marihuana en la capital entrerriana. En este sentido, muchos se preguntaron por qué el procedimiento se realizó a metros del centro, en Urquiza y avenida Ramírez, en vez de seguirlos hasta el lugar de acopio de la droga. En realidad, según contaron vecinos de la cuadra, el camión estuvo estacionado en ese lugar desde la madrugada del jueves, y cuando llegaron los cuatro sujetos en el auto Chevrolet Clasic, presuntamente para realizar la transa, fueron abordados por los efectivos policiales que estaban agazapados. Los dos paranaenses, en rigor, eran los peces gordos apuntados en la investigación.

Además de la droga secuestrada, se hallaron en el camión dos elementos que incriminarían a los detenidos: una llave que coincide con el tamaño de los bulones que ajustaban la chapa del doble fondo donde estaba la droga; y una balanza digital con gancho. Ésta sería utilizada para pesar los ladrillos de marihuana con los que se les paga a las personas que participan o colaboran para que el cargamento llegue a destino.

Por esto es que una parte de la marihuana estaba en ladrillos pequeños y otra en grandes bultos. Los primeros se van repartiendo en el camino, mientras que los segundos son para entregar a los grandes vendedores.

 

El posible recorrido del camión

El camión con el cargamento de más de 600 kilos de droga llegó a Paraná en la madrugada del jueves y estacionó en calle Urquiza y avenida Ramírez. Minutos antes había cruzado el túnel subfluvial. Se sospecha que partió desde Misiones, como la mayoría de la marihuana que ingresa al país desde Paraguay. En este sentido se sospecha que el recorrido optado por los choferes habría sido desde dicha provincia por el norte de este a oeste hasta Resistencia, Chaco, para virar hacia el sur para finalmente en Santa Fe cruzar nuevamente el río Paraná y llegar a la capital entrerriana.

Esta hipótesis se elaboró teniendo en cuenta que viajando por la runa nacional 12, pasando por Corrientes, hay en el trayecto tres puestos de control de la Gendarmería Nacional.

 

Comentarios