Ovacion
Sábado 23 de Abril de 2016

La derrota duele y el rendimiento preocupa

Patronato jugó mal y cayó sin atenuantes por 3 a 1 ante Atlético Rafaela. Lo ganaba en el arranque pero no lo supo sostener.

Edgardo Comar/Ovación
ecomar@uno.com.ar

Si los resultados son una consecuencia del juego hay que decir que el de anoche fue justo. Patronato estuvo muy lejos de su mejor nivel, jugó mal y cayó sin atenuantes ante Atlético Rafaela que le ganó por 3 a 1. Bértoli -de penal- adelantó al Santo en el tanteador, pero Federico Anselmo por partida doble -un tanto desde los 12 pasos- e Ignacio Pusseto le dieron el éxito al conjunto Cremoso. Fue en el marco del Interzonal de la 12 fecha del Torneo de Transición de Primera A. Los mismos contrincantes se volverán a ver el viernes 29 en el estadio Grella.
Cancha chica y en mal estado, un cóctel perfecto que iba en contra de aquellos que intentaran jugar al ras del piso. Sabiendo de las limitaciones del local para manejar la pelota, Patrón intentó presionarlo de un lado y del otro. Lo dificultoso del terreno aconsejaba a utilizar la pelota larga y aérea para intentar arrimar peligro. A los 4’, Walter Andrade, desde su campo, mandó un tiro libre que Matías Quiroga metió al área y Carrasco cuando giraba para sacar el derechazo fue tomado de la camiseta; del claro penal se hizo Bértoli que no falló y puso el 1 a 0 con tiro fuerte y elevado.
La desventaja, exigió un mayor protagonismo del Celeste que se fue a campo enemigo y tuvo opciones que lo pusieron cerquita de la paridad. Pero el pecho de Damián Lemos en la línea y un cabezazo sin precisión evitaron el equilibrio numérico. Por empuje del contrincante, el Negro retrocedió en el terreno y perdió el control del balón. El posicionamiento de sus equipistas en su propio terreno hacía peligrar la ventaja. A los 17, el dueño de casa movió la pelota de un lado a otro, para que Scoppa sacara un remate esquinado que Bértoli pudo devolver con mucho esfuerzo.
Recién a los 22’ Patrón volvió a marcar presencia ofensiva. Fue cuando Garré cruzó un balón, Telechea luego de la recepción sacó un zurdazo apenas desviado.
A los 27, a partir de un cierre fallido, Anselmo quedó cara a cara con Bértoli que agigantó su figura para sostener la diferencia. Nunca antes en la elite se vio a Patringa tan desbordado y dominado por un rival que intimidaba cuando avanzaba, pero que era desordenado en el retroceso y dejaba lugar para que lo golpearan de contra. La sobrecarga de tareas de los del fondo Rojinegro reflejaba el fracaso de los volantes en la contención.
En los 10’ finales, cedió la insistencia rafaelina, esto le permitió a Patrón, tras una cesión de Quiroga, dejar a Carrasco sin marcas pero el disparo del neuquino encontró una como respuesta una gran atajada de Werner que evitó una nueva caída de su valla. El final de la primera parte llegó para el Rojinegro como una especie de alivio porque sufrió el trámite pero se fue al intervalo disfrutando de la ventaja parcial.

Segundo tiempo
 Arranque inesperado del complemento. Antes del minuto corrió hacia el área enemiga y entre los centrales se dejó caer; compró Echenique que marcó la pena máxima, que Anselmo transformó en el 1 a 1.
Como en la gran parte del periodo inicial, siguió padeciendo el desarrollo el Rojinegro. Mostró flaqueza en sus laterales que padecieron las escaladas de los puntas de Atlético. Sabiendo que el reparto de puntos no era un buen negocio, para la Crema siguió yendo. El Santo lo esperó y le propuso un ida y vuelta. El desarrollo se hizo intenso, aunque las intenciones de uno y otro caían cerca de las áreas.

Por un par de minutos, descansaron los arqueros porque se jugaba lejos de sus cercanías. El Cele se tomó un respiro, pero bastó que retomara la decisión de ir al frente. Su ambición tuvo su recompensa cuando a los 18’, y con la débil resistencia de Geminiani, Pusseto ganó el balón llego al fondo y el centro atrás encontró a Anselmo para empujarla y poner justicia al trámite.

Viéndose derrotado se invirtieron los roles. Fue Patrón el que debió salir a buscar. Su búsqueda fue carente de claridad y aumentó aun más la distancia entre líneas. Acusó recibo rápido el elenco de Llop que en la primera réplica que tuvo comenzó a sentenciar la cuestión. Los intérpretes fueron los de antes solamente que esta vez, Anselmo asistió para que Pusseto definiera.

Sabiendo que había cumplido con su misión de ir y conseguir el margen en el tanteador, Atlético Rafaela se dedicó a cuidar lo que tanto le costó conseguir. No debió esforzarse demasiado porque el Rojinegro careció de ideales para alcanzar la hazaña. Patronato perdió sin atenuantes. Su situación en la tabla y en los promedios aún no es alarmante. Lo que debe preocupar es el rendimiento, que después del resonante éxito con River viene en caída.

MUY INFERIOR
Aún cuando estuvo al frente del marcador Patronato no logró disimular la superioridad de Atlético Rafaela que lo superó en todos los aspectos y terminó ganando con justicia.

MALAS DECISIONES
De Rubén Forestello que tardó en introducir variantes que le dieran al equipo un orden y un equilibrio que nunca tuvo Patronato. Los cambios llegaron tarde y no trajeron soluciones.

LOS LATERALES
Tanto Ezequiel Garré y en mayor medida Lautaro Geminiani no rindieron en la custodia de los laterales. Tuvieron enfrente delanteros de mucha jerarquía, pero dieron muchas ventajas.

Comentarios