La Provincia
Lunes 20 de Julio de 2015

La contaminación de UPM afecta el agua potable de Fray Bentos

Los contaminantes detectados en el río superan hasta en 2.000% los valores anteriores a la pastera

Un memorando del Comité Científico de la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU) anotició a las autoridades uruguayas de las flagrantes transgresiones a los acuerdos binacionales y las normas internacionales de los vertidos de UPM (ex-Botnia) en el río Uruguay y el ingreso de tóxicos y cancerígenos a la planta de tratamiento de Fray Bentos sin que ese país adopte medidas para proteger a sus ciudadanos. 

De acuerdo a lo informado por la asociación Fundavida, de la ciudad de Gualeguaychú, mediante Memorando N° 150/15 – CC, el Comité Científico elevó a la CARU el informe de la vigésimo séptima campaña de muestreo en el río Uruguay en la zona de influencia de la planta Orión (UPM).

Entre otros párrafos el documento dice: “En relación a los resultados de los análisis efectuados por los laboratorios canadienses llamó particularmente la atención los valores anormalmente altos de AOX, y en especial en la zona de directa influencia de los vuelcos de los efluentes de UPM”, y se remarcó: “... los altos contenidos de AOX que midió OSE en el agua bruta de la planta potabilizadora para la provisión de agua potable a la ciudad de Fray Bentos”.

“Cabe señalar que entre las transectas T1 y T5 la única fuente de contaminación industrial que pueda aportar AOX al Río Uruguay es la planta de UPM”, precisó con certeza el informe.

En el recorrido del informe puede leerse que “antes de acceder a la zona de influencia del vuelco de los efluentes de UPM el río prácticamente no contenía AOX”. Y luego: “Se observa un incremento significativo de AOX en todos los puntos cercanos y aguas abajo del difusor de UPM”. 

Por esto, señala: “UPM estaría volcando con valores muy superiores a los observados en las muestras colectadas en ocasión de los ingresos de control. Es decir se estarían produciendo vuelcos anormales con altos contenidos de AOX”. 

Esto explica la “presencia de altos contenidos de AOX en la toma de agua de Obras Sanitarias del Estado (OSE) de Uruguay para abastecimiento y consumo humano en la ciudad de Fray Bentos”.

El mismo informe, al que accedió la fundación Fundavida, indica:  “Previo a la puesta en funcionamiento de la Planta de UPM, los datos de OSE indican un nivel de AOX promedio en agua cruda de 9,8 µg/L (expresados como µg/L Cl) con un mínimo menor a 8,1 µg/L y un máximo de 17,9 µg/L para el período abril a noviembre de 2007”.

Pero luego, los datos obtenidos tras la puesta en marcha de UPM indican que los contenidos de AOX para el agua cruda para el abastecimiento de Fray Bentos registran un valor incrementado en 255,1% promedio ,y un aumento del valor máximo del 2.044,7%.

Queda claro que los valores detectados en el área de influencia de la planta de UPM superan ampliamente los valores establecidos a nivel internacional, aún los más permisivos contra valores máximos de 366 µg/L encontrados por OSE y un valor máximo de 2.380 µg/L encontrado por el Comité Científico de CARU.

“No se tiene noticia de que la empresa UPM (ex-Botnia), ante un evento de vuelco de efluente con alto contenido de AOX, haya advertido a OSE para que tome las medidas precautorias del caso”.

Según FundaVida la situación representa un serio riesgo para la salud de las poblaciones costeras que utilizan el agua para consumo humano, generando además un área de condiciones adversas para los organismos con graves consecuencias negativas para las comunidades biológicas del río.

“Muchos de los compuestos de AOX muestran una tendencia a la bioacumulación, son carcinogénicos y mutágenos probados; algunos componentes de los AOX se bioacumulan en la cadena alimentaria acuática, especialmente en la grasa corporal de los organismos que ocupan los niveles tróficos superiores”, indicó la fundación.

Por estas razones se reiteró que los altos contenidos de AOX encontrados en las inmediaciones del vuelco de los efluentes de UPM estarían alterando el medio acuático y su equilibrio ecológico, y poniendo en riesgo los usos legítimos tutelados como el de abastecimiento público para bebida y de conservación y desarrollo de la vida acuática.

También queda en evidencia que los efluentes de UPM no se diluyen ni mezclan completamente en proximidades del difusor, “pudiendo llegar en numerosos casos con altas concentraciones de compuestos tóxicos a la altura de la toma de agua de OSE de la ciudad de Fray Bentos, no pudiendo asegurar el uso legítimo de aprovechar el río como fuente de agua para consumo humano en forma segura”.

Peligrosos para la salud humana y la fauna del río

Los AOX son sustancias químicas orgánicas que contienen uno o varios átomos de un elemento halógeno (generalmente cloro, aunque existen compuestos formados con bromo e Yodo). Pueden ser sustancias simples y volátiles como es el caso del triclorometano (cloroformo), o moléculas orgánicas complejas como las dioxinas y los furanos, que pueden presentar gran variedad de propiedades físicas.

El foco principal de contaminación de estos compuestos, tiene su origen en la industria del papel, dónde se utiliza la clorina para el blanqueo de las fibras de celulosa. Otras fuentes minoritarias de emisión se generan durante la desinfección con cloro del agua potable de las piscinas y de las aguas de proceso en lavaderos. 

La exposición excesiva a estas sustancias químicas puede generar efectos adversos sobre la salud humana, no obstante la sintomatología y las alteraciones producidas van a depender del tipo de sustancia y de la duración a la exposición de la misma.

La mayoría de estos compuestos son tóxicos para los organismos acuáticos en concentraciones bajas, ya que son muy persistentes en el medio ambiente y con tendencia a bioacumularse, llegando incluso a transmitirse hasta el ser humano a través de la cadena alimenticia, según informa en su página oficial el Ministerio de Agricultura de España, en un apartado dedicado a estas sustancias.


Comentarios