A un click
Jueves 23 de Julio de 2015

La ciencia y la matemática revelaron cuál es la mejor edad para casarse

El sociólogo estadounidense Nick Wolfinger, investigador de la Universidad de Utah (Estados Unidos), publicó recientemente un estudio que revela qué edad es la ideal para casarse.

La investigación, que tuvo en cuenta datos locales desde el año 2006 hasta el 2010, estableció que las personas que se casan entre los 28 y los 32 años se separan menos en el corto plazo que aquellos que lo hacen antes o después de esa edad, de acuerdo a lo publicado por la revista TIME.

Wolfinger analizó los datos de 2006-2010 y el 2011-2013 de la Encuesta Nacional de Crecimiento Familiar y encontró una especie de curva de campana al revés: "Las posibilidades de divorciarse decrecen cuando damos el sí a los veintipico y vuelven a subir una vez que las personas se casan a mediados de los treinta", explicó Wolfinger.

Un gráfico muestra los niveles de divorcio después de cinco años de matrimonio:



"A partir de entonces, las posibilidades de divorcio suben de nuevo en sus treinta y tantos años y principios de los cuarenta". Por cada año -después de cerca de más de 30-, la posibilidad de divorcio sube un 5%, de acuerdo al estudio.

¿POR QUÉ SE PRODUCE ESTO?

Las personas quer rondan los 30 pueden entender si realmente se llevan bien con alguien, o si actúan solo por los impulsos sentimentales. Ya tomaron decisiones importantes en la vida, tienen responsabilidades y pueden ser autosuficientes financieramente para solventarse.

Además no son tan viejos, y pueden estar abiertos a modificar sus hábitos y estilos de vida como a plantear nuevos desafíos, lo que un matrimonio requiere. Probablemente no tienen excónyuges o hijos entre los cuales se dividen su tiempo y recursos. 

Una estadística muestra las edades donde hubo más divorcios en el año 2012 en Estados Unidos:




El divorcio es un patrón social difícil de medir, por lo que muchos países se niegan a recolectar datos sobre el tema, porque muchas personas eligen vivir juntas sin casarse. Por lo tanto, el divorcio es cada vez menos útil como una forma de medir la fractura familiar.
Aún así, tener dinero y un título universitario reduce las probabilidades de divorciarse, al igual que comprometerse antes de irse a vivir juntos y esperar a tener hijos hasta después del casamiento.





 

Comentarios