La Provincia
Viernes 26 de Agosto de 2016

La chica que vendía tortas fritas soñó y lo logró; este fin de semana tendrá su fiesta de 15

Ludmila Diaczun junto a su familia vendieron tortas fritas y agua caliente a la vera de la ruta provincial 39 para pagar la fiesta. La nota sobre su historia y su sueño de celebrar la noche de sus 15 años se viralizó. Hoy agradecieron a quienes colaboraron.

Ludmila Diaczun, como muchas adolescente soñaba con su fiesta de 15. Pero a sabiendas de lo ajustada que es la economía familiar propuso -para juntar el dinero- vender tortas fritas a los viajeros que pasaran por Ruta 39. Los padres no dudaron en apoyarla y juntos, "con la participación especial, de Airton, el hermano menor", se instalaron a metros del Acceso Oeste a Basavilbaso, localidad en la que viven.


Pablo, el papá de la adolescente, contó que con mucho entusiasmo emprendieron la empresa. "La familia entera se comprometió a trabajar en los momentos en que nos fuera posibles; yo trabajo de lunes a lunes como empleado municipal y mi mujer es niñera, la verdad que lo veíamos imposible, pero entre todos, en familia cómo no íbamos a apoyar esta hermosa iniciativa".


Pablo es agente de tránsito, por ello es que aprovecha para hacer campaña en procura de que se reduzcan los incidentes de tránsito. "Ponete el cinturón. Tu familia espera que llegues con las torta fritas", reza uno de los escritos que colocó en la casilla donde desde hace casi un año están todos los fines de semana.


En un comienzo la familia puso un puesto improvisado a la vera de la ruta, lo que les dificultaba bastante la tarea cuando el clima no acompañaba. Poco después un amigo les ofreció un remolque, y después fue una casilla rodante (la que construyeron en familia, con parte del producido de la venta de las tortas fritas) donde pueden estar más cómodos, y en ese espacio Ludmila comparte muchos momentos con su familia, y la gratificante experiencia del trabajar juntos por un sueño.


Pasaron los días, las semanas, los meses y llegó la fecha tan esperada. Ludmila ya tiene 15, los cumplió el lunes 22 de agosto, y el fin de semana tendrá su soñada fiesta, en la que compartirá con su familia y amigos. Ella siente una enorme felicidad, pero aún más gratitud de sus padres, del hermano y de lo que simplemente colaboraron comprando sus tortas.


En la madrugada de hoy, y con sus padres, fue hasta el lugar ya emblemático de las tortas fritas ruteras de "Basso" para colocar un pasacalles, en el que expresa su felicidad y gratitud.


Fuente FM Riel

Comentarios