Mundo
Jueves 03 de Diciembre de 2015

La cerveza enriquece la calidad nutricional de los platos

La divulgación llegó en un documento de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (Sedca) que fue avalado por la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia.

La malta y el lúpulo son dos ingredientes presentes en la cerveza que, al incorporarlos en la cocina, pueden llegar a brindar numerosos beneficios.
Por un lado, la malta aporta diferentes nutrientes tales como carbohidratos que actúan como azúcares reductores y ejercen una actividad antioxidante. Además las melanoidinas sirven para retrasar el envejecimiento de las células del organismo.
A su vez, la cerveza es el único producto alimenticio que utiliza el lúpulo en su elaboración. Este ingrediente le da el característico sabor amargo de la cerveza y aporta polifenoles, minerales (magnesio, fósforo, selenio y zinc), Vitaminas del grupo B (B1 y B2) y C, ácido fólico y aminoácidos como lisina, prolina, valina, entre otros, los cuales mejoran las preparaciones desde su calidad nutricional cuando se incorpora la cerveza en la cocina.
Por último, la cerveza posee una importante acción antinflamatoria y anibacteriana, utilizándose para lograr higienización y estabilización.
Recientes estudios de investigación demuestran que estos beneficios no dependen del tipo de cerveza. El poder antioxidante que otorga, ya sea cerveza negra, rubia y sin alcohol es similar siempre.

Acá va una receta: 
 

Comentarios