A Fondo
Domingo 22 de Febrero de 2015

La carrera de candidatos en el PJ

Carlos Matteoda/ De la Redacción de UNO

cmateoda@uno.com.ar

 

El oficialismo entrerriano ya está abiertamente en deliberación para elegir al candidato que intente suceder a Sergio Urribarri. Luego de varios meses de energías contenidas (antes del mundial de fútbol de Brasil ya se hablaba de la inminente largada de la interna), los principales protagonistas de esta disputa se lanzaron a mostrar su aspiración de convertirse en los continuadores de la actual gestión.

La dinámica del oficialismo es muy particular. Alguien dijo que habría dos fórmulas justicialistas en las elecciones primarias. Algunos dicen que lo dijo Sergio Urribarri, que indudablemente es el gran elector. Pero nadie puede asegurarlo. Incluso hoy no se puede asegurar si habrá una reforma de la ley electoral que mantenga las elecciones primarias no obligatorias para los ciudadanos como lo establece la ley Castrillón, o si se las igualará con las elecciones primarias que se realizan a nivel nacional.

Lo único seguro es que si el gobierno provincial decidiera adelantar las elecciones, en breve debería enviar un proyecto de modificación de la ley electoral para determinar la nueva fecha; ya que se supone que en este caso, las elecciones generales en la provincia deberían realizarse no más allá del 12, 19 o 26 de julio;esto es antes de las PASO nacionales del 9 de agosto.

La amplia mayoría de la dirigencia y militancia justicialista de Entre Ríos cree que se votará antes que en la Nación, pero nadie puede asegurarlo. Del mismo modo, nadie tiene la certeza del mecanismo que utilizará Urribarri para definir la fórmula, sobre la cual hay varias posibilidades: que vayan todos los que quieran a la interna (o PASO provincial); que vayan dos fórmulas para evitar dispersión; que se larguen como candidatos todos los que quieran, y él después decide con las encuestas en la mano (como hizo Jorge Busti en 1999); o simplemente que decida de acuerdo a una estrategia política territorial, donde se sabe que Concordia tiene un peso primordial; o decida apuntalar aspectos ideológicos por sobre los datos de una encuesta; o priorizar un perfil determinado de gestión; o meter todos los nombres en una boina y pedirle a un gurí que saque un papelito (como se ordenó la lista de diputados en 2011). El único que lo sabe es él y el resto solo sabe a ciencia cierta que el gobernador no tiene pretensiones de neutralidad en ese proceso, como se encargó de avisar en el discurso del acto del domingo.

Tal vez eso explique la necesidad de los precandidatos de no perder el tiempo en estos días. Uno de los infaltables en cualquier especulación política es el intendente de Concordia, Gustavo Bordet, quien ya había empezado a mostrar su actividad proselitista con un encuentro en el autódromo de Concordia en noviembre de 2014; y se mostró esta semana en la costa del Paraná con los intendentes de La Paz y de Diamante, y además con dirigentes de Santa Elena y de Victoria avalando su postulación. Tras la publicación de las fotos, algunos dirigentes señalaron que lo suyo no era necesariamente una definición en la interna.

(En realidad estas posturas son bastante frecuentes en el PJ entrerriano y la bibliografía en la materia es abundante. Tal vez uno de los hechos más recordados -al menos por mí- sea aquella grabación de una charla telefónica entre el entonces presidente de la Departamental Paraná Campaña, Amado Misser, y Dani Rossi, quien finalmente fuera precandidato a vicegobernador de Jaime Martínez Garbino en la interna previa a la elección de 1995 que consagró a Jorge Busti como candidato a gobernador. Ponía en evidencia en doble juego del santaelenense mientras veía como venía la mano).

El otro dirigente infaltable en cualquier especulación es el ministro de Gobierno Adán Bahl, quien fue esta semana el que puso más carne en el asador a la hora de exhibir apoyos. El martes por la noche mostró una foto con todos los 10 intendentes y los cuatro legisladores de Paraná campaña, distrito que disputa con el Departamento Uruguay el cuarto lugar en cantidad de votantes de la provincia. Unas horas después también exhibió una foto con 14 diputados provinciales que avalaron su postulación.

El menú no se acaba allí: ya estaban en campaña los legisladores Julio Solanas y Marcelo Bisogni. El 6 de marzo se lanzará formalmente al ruedo el intendente de Gualeguaychú Juan José Bahillo en un acto del cual él aclara que no es un lanzamiento, pero admite que se le parece bastante.

Por supuesto hay otros actores determinantes: el ministro de Cultura y Comunicación Pedro Báez, el vicegobernador José Cáceres y la intendenta de Paraná Blanca Osuna, quienes mostraron la semana pasada en la movilización un acuerdo político; o el ministro de Educación José Lauritto; la familia Cresto en Concordia, entre muchos otros. La tan mentada capacidad del justicialismo entrerriano de encolumnarse tras el ganador de la pulseada interna será puesta prueba otra vez, pero para eso falta bastante. Por ahora, la carrera recién comenzó.

Comentarios