Pais
Martes 15 de Marzo de 2016

La calle fue escenario de marchas a favor y en contra del presidente

El paso del presidente Mauricio Macri por Rosario despertó numerosas manifestaciones. El centro cobró una fisonomía muy distinta con movilizaciones políticas.

El paso del presidente Mauricio Macri por Rosario despertó numerosas manifestaciones. El centro cobró una fisonomía muy distinta con movilizaciones políticas, a favor y en contra, que le otorgaron un marco de agitados contrapuntos que se iniciaron por la mañana y se extendieron hasta pasado el mediodía. En las calles hubo muestras de afecto y de reprobación, en las que no se produjeron incidentes de consideración, y que estuvieron controladas por un fuerte operativo de seguridad, que incluyó efectivos de distintas fuerzas.

Macri fue recibido en la Facultad de Derecho por autoridades académicas, en la Bolsa de Comercio por empresarios y en la plaza San Martín y algunas esquinas de la peatonal Córdoba atravesó manifestaciones que expresaron críticas hacia su gobierno. Hubo intervenciones artísticas y movilizaciones espontáneas que exhibieron peleas menores con adeptos al gobierno.

“Nunca nos fue tan mal con las ventas como hoy”, dijo una mujer que en la esquina de Córdoba y Balcarce ofrecía banderas celestes y blancas. A unos metros,un grupo de diez mujeres de distintas edades entonaba el melódico “Sí se puede!”, y especulaban sobre el recorrido que el presidente haría para llegar ayer a la Facultad de Derecho. Cumplían con la consigna que habían lanzado desde Cambiemos: recibir a Macri con banderas argentinas y no con consignas partidarias.

El resto de los que ocupaban la mitad de la plaza San Martín esperaba la llegada de Macri para hacerle conocer —a los gritos, con pancartas o notas escritas— sus reclamos. El vallado fue efectivo. Consiguió dividir a los manifestantes en tres grupos menores que, a pesar de estar a distancias cortas, no podían ponerse en contacto sin recorrer 4 o 5 cuadras. Y, además, hizo creer a todos que el presidente ingresaría a Derecho por la puerta principal, por Moreno, pero terminó entrando por Santa Fe.

"¡Ya salió! Ahora va a la Bolsa de Comercio”. Poco más de media hora había pasado cuando la noticia del nuevo destino del presidente empezó a circular. Casi nadie lo vio salir, pero la masa comenzó a avanzar. La gente corrió el vallado que dividía la plaza en dos y se unificó en una sola marcha que avanzó por Córdoba hacia el centro. Pero el laberinto de cercos metálicos volvió a cumplir con su función. A mitad de la plaza Pringles el paso quedó trabado bajo el estricto control de efectivos de Cuerpo Guardia de Infantería (CGI).Ya en la tradicional puerta de la Bolsa de Comercio, el vallado mantenía a raya a quienes se acercaron para protestar, aunque también a los que estaban allí para saludarlo. El cruce de las dos calles había sido ganado por los manifestantes. Al costado de la valla, sobre Corrientes, se acodaban los simpatizantes de Cambiemos.

Las consignas de los que venían en repudio iban dirigidas al gobierno, al presidente y a sus políticas. Los que esperaban que Macri se asomara a la ventana apuntaron contra los manifestantes. Macri salió por otra puerta; así que no pudieron saludarlo ni abuchearlo. Se fue de la Bolsa de Comercio por Paraguay 777, por donde había entrado. A las 14, los manifestantes se desconcentraron. 

Comentarios