La Provincia
Martes 20 de Octubre de 2015

La beba que se tragó una pila fue intervenida quirúrgicamente

La operación fue para reconstruir el esófago perforado. Es alimentada mediante una sonda y podría ser derivada a una sala común

Una niña de dos años, oriunda de Federación, ingresó de urgencia el lunes al hospital materno infantil San Roque de Paraná tras ingerir una pila. Como consecuencia sufrió perforación de esófago y debieron someterla a una cirugía para extraer el objeto y reconstruir el tejido dañado.
“Evoluciona bien hasta el momento. No puede comer, por eso se le está haciendo nutrición parenteral. Posiblemente pase a sala”, informó el doctor Víctor Paz, director del nosocomio. El médico explicó que la intervención quirúrgica fue para volver a unir al esófago. “Una perforación es muy grave porque puede provocar mediastinitis (inflamación de la zona del tórax entre los pulmones) y llevar a la muerte”, señaló a 9 Ahora.

Acerca de las demás consecuencias de un hecho como este, Paz indicó: “La pila larga un líquido alcalino, que va quemando los tejidos”. Ante una situación de estas características, “hay que llevar al niño al hospital lo más rápido posible, la familia no debe tomar otra medida más que esa“. Respecto al modo de proceder con el paciente tras su llegada al hospital, sostuvo: “Se hace una endoscopia para ver dónde está localizada la pila y si la podemos sacar. A veces es muy chiquita, el intestino la va empujando y la elimina más rápido, pero el problema es cuando queda quieta en un lugar”. En este caso era de un tamaño “similar a una moneda de 25 centavos”.

Comentarios