Opinión
Jueves 22 de Diciembre de 2016

Keili González analizó el video que muestra la Transfobia

Activista feminista y Comunicadora Social desde Nogoyá escribió un texto en donde cuenta las sensaciones que le generaron las imágenes en donde un futbolista borracho le pega a una travesti en la calle.

Luego de ver el video que circuló ayer en donde un jugador de fútbol borracho golpeó a una travesti que estaba en la calle, Keili Regina González escribió un texto en donde advierte que estas agresiones se pueden llegar a ver más seguido en las calles argentinas.

La activista feminista y Comunicadora Social, radicada en Nogoyá, redactó esta, su opinión:

"El video es el reflejo del recrudecimiento de la violencia sobre nuestros cuerpos. Es la expresión más cruda del florecimiento de la extrema derecha.

Debemos comenzar a dialogar de estos temas pero realmente de manera comprometida.

El único responsable de estas situaciones es el Estado, que es el primer incumplidor.

Debemos abordar en todos los ámbitos el concepto del travestismo, todas las instituciones del Estado son educadoras, no solo la escuela.

Hay que abandonar al travestismo como categoría unitaria, excluyente y sin complicaciones, debemos correr la mirada de la travesti bajo ciertos parámetros.

Se trata de ser, ser lo que queremos ser, ser en nuestros propios términos, trazadas por lo que somos, soy Keili González, entrerriana, flaca, negra, periférica, activista, comunicadora, entre tantas, mi identidad está contruída a base de todo eso, no solo mi travestismo y mi nombre hace mi identidad.

Es por eso que debemos pensar al travestismo como un concepto muy revolucionario, que viene a romper la perspectiva binaria varón y mujer y la linealidad sexo género.

Aún debemos pagar con nuestros cuerpos lo que la sociedad pretende ver, esa misma sociedad hipócrita en la que parece que nuestras identidades producen una especie pánico moral.

Nosotras nunca encajábamos en la leyes, nuestros derechos no eran reconocidos. Si bien en la actualidad somos sujetas de derechos, pero es importante destacar que desiguales de hecho.

No nos pueden seguir robando la vida, basta de violentarnos.

La sociedad debe desmontarse de los prejuicios, debemos quitarle la gran carga moral a las sexualidades e identidades, debemos preguntarnos por qué se produce tanta violencia, preguntarnos cuáles son los temores a hablar sobre nuestros cuerpos y los motivos por los cuales los sujetxs se convalidan la violencia hacia la comunidad T.

Esa violencia debe ser abordada y tratada por quienes le cabe la responsabilidad en el falso curro democrático.

En estos tiempos, es importante preguntarse cómo se construye la víctima y de lo que somos víctimas y quién construye la figura de la víctima.

Cuándo una asume la condición de víctima, que se siente víctima de una injusticia, de una subordinación debe analizar más allá, que en realidad el principal opresor y violento es el Estado, el sistema.

Por eso a la hora de visualizar actitudes como la de esta persona, la lucha debe ser colectiva cobrando sentido no sobre una actitud individual que es la que se plasma, sino en la raíz fundamental de donde se derivan esas conductas.

Cuando reaccionamos a las violencias sobre nuestros cuerpos e identidades, es cuando una debe extender a lxs demás, porque no se trata de luchar solo por una, sino también por lxs compañerxs".

Comentarios