Policiales
Miércoles 12 de Agosto de 2015

Juzgan a acusados de vender cocaína

Los seis, entre ellos una abogada, habrían vendido droga en la ciudad de Gualeguaychú

El gendarme Luis Tajes, responsable del área de investigaciones de esa fuerza en Gualeguaychú, fue quien tuvo a cargo la pesquisa para descubrir la organización que vendía cocaína al menudeo en la ciudad del sur provincial. 

En el juicio, Tajes contó cómo inició y desarrolló la investigación que concluyó con seis imputados por infracción a la Ley Nº 23.737. Detalló cómo llegó a conseguir algunos números de teléfonos, qué resultado tuvieron las escuchas autorizadas por el Juzgado federal de Concepción del Uruguay y en qué consistió el seguimiento a varios sospechosos, informó Análisis Digital. 

Luis Tajes fue claro. Conoce con buena precisión el inicio del expediente y ayer lo demostró ante el TOF.   

Los imputados en el juicio son seis: Pablo Martín Ludueña, con domicilio en Gerli (Buenos Aires) que vendía cocaína al por mayor a Miguel Ángel Braun (padre); Miguel Exequiel Braun (hijo); y Elena Cecilia Gómez. En esta estructura, Diego Maximiliano Barreto era la mula encargada de trasladar la droga en colectivo desde Buenos Aires a Gualeguaychú. En tanto, Olga Gladys Sosa (madre) revendía al menudeo en su domicilio particular. En un principio hubo un séptimo imputado, Abel Salva, también encargado de vender pequeñas porciones de cocaína en la ciudad del sur, pero falleció.

Pesquisa

Tajes contó que había dos denuncias por venta de cocaína en domicilios particulares de Gualeguaychú, y que para iniciar la investigación pidió la unificación de ambas. “Se hicieron vigilancias, se adjuntaron videos y fotos, y para saber quién proveía la droga se pidieron escuchas”, aseveró. Dijo también que Maximiliano Barreto, quien se encargaba de trasladar la cocaína en colectivo de Buenos Aires a Gualeguaychú, tenía la costumbre de sacar los pasajes con su nombre y DNI real.  

El gendarme señaló que en la investigación pudo determinar que primero se pactaba el pago de la mercadería entre Ludueña y Miguel Ángel Braun, y luego llegaba la droga a manos de los Braun-Sosa. 

Se refirió también a dos encuentros que hubo entre los Braun y Ludueña. Dijo que uno fue en una pizzería de Buenos Aires y el otro en la ruta 14. Ayer también declaró Roberto Ávila, Ramón Ricardo Iglesias, Roberto Horacio Dall’ Oglio y Giuliano Amicucci, todos civiles. Los primeros tres presenciaron allanamientos y relataron cómo fueron, qué encontraron en los domicilios particulares y qué secuestraron.

 

Comentarios