La Provincia
Miércoles 11 de Mayo de 2016

Juntan fondos para costear la internación del caballito Pampero

Integrantes de La Manada de Roberto lanzaron una campaña recaudando dinero para poder pagar los servicios de los veterinarios, los medicamentos y alimentos que necesita el animal que sufrió un aberrante maltrato. 

El caballito Pampero sufrió la maldad del hombre el año pasado. Un grupo de adolescentes le cortó los testículos y el pene sin anestesia mientras lo tenían atado de las cuatro patas. 
La Manado de Roberto lo rescató, los veterinarios lo operaron el 29 de abril pero ahora, como el cuadro del animal se complicó, se encuentra alojado en un campo en donde los profesionales pueden visitarlo tres veces al día. 
Los proteccionistas abrieron la colecta porque "la internación sale 500 pesos por día, más la comida (fardos), los medicamentos, el traslado 400 pesos (que todavía adeudan), más cualquier cosa que pueda surgir", escribieron en la cuenta de Facebook La Manada de Roberto. 
Los veterinarios que están a cargo de Pampero son Joaquín Migueles y Hernán Cabrera.
Estos son los lugares en donde se reciben las donaciones (en sobre cerrado y que diga a nombre de La Manada de Roberto)
Alas en el Viento, Salta 200 (9 a 12 y 17 a 20.)
Drugstore de la PDV Avenida de las Américas y Racedo (9 a 23 de corrido)
Tómbola Los Colibries 278 (Oro Verde). 
También está la opción de hacer un depósito bancario contactándose con la cuenta del grupo en la red social. 
La historia 
El 19 de marzo UNO publicó la historia de Pampero: "Un nuevo caso de sadismo hacia un caballo conmueve a los amantes de los animales". La activista Soledad Pelozo relató la triste historia de Pampero, y solicita colaboraciones para llevar a cabo las intervenciones quirúrgicas que el animal necesita para volver a llevar una vida saludable.
"Pampero fue rescatado en barrio El Perejil. Al tiempo detectamos que orinaba de forma extraña, sobre las patas traseras, por lo que estaba permanentemente con las mismas irritadas y lastimadas. Tras una consulta con los veterinarios Hernán Cabrera y Joaquín Migueles llegamos a una macabra conclusión: al animal le habían seccionado el pene entero y los testículos en una operación de tipo casera, probablemente para venderlo como hembra o camuflarlo”, explicó indignada.
Para más datos, agregó: “Además Pampero tiene las cuatro patas con cicatrices profundas, lo que indica que lo ataron para intervenirlo y no le aplicaron anestesia ni calmantes. Ha sufrido demasiado. A causa de esta resección de pene, se le formó una hernia por donde pasa la orina para ser evacuada. Necesitamos ayuda para realizarle una serie de operaciones en forma urgente”. 
Con la ayuda de mucha gente solidaria la operación se logró pero ahora el cuadro se complicó y es fundamental para la vida de Pampero volver a realizar la campaña. 

Comentarios