La Provincia
Lunes 02 de Febrero de 2015

Jóvenes solidarios comparten valores y el placer de ayudar

Llegan todos los sábados desde Libertador San Martín, vistan hospitales y asisten a gente en situación de calle que vive en Paraná. Les brindan comida, ropa, pero también los acompañan

La organización Ayuda Urbana nació hace casi 10 años en Buenos Aires y su trabajo solidario su fue extendiendo hacia otras provincias. Así fue que en Entre Ríos un grupo de jóvenes y adultos de Libertador San Martín se sumó a esta iniciativa para dar respuesta a personas que viven en situación de calle y hace poco más de un año se congregaron para contribuir con causas nobles que los convocan.


Como advirtieron que en Paraná había mayores necesidades, se juntaron con quienes realizan tareas similares en la capital provincial y aunaron sus esfuerzos. En este sentido, Denise Maite, una de sus jóvenes integrantes, recordó que al iniciar las actividades se realizó un relevamiento y en la ciudad donde vive no detectaron a gente que duerma a la intemperie, por eso decidieron concentrar su esfuerzo en Paraná. “Adoptamos esta metodología de trabajo y en 2013 comenzamos con la labor de ayudar a otros. Pertenecemos a una organización sin fines de lucro, y contamos con el apoyo oficial de la Iglesia Adventista del Séptimo Día”, contó a UNO.


A su vez, explicó: “La idea es asistir a aquellas personas que se encuentran relegadas del sistema económico y social, como así también comunicarles el amor de Dios. Como en Paraná eran alrededor de 10 las personas que participan en Ayuda Urbana; y nosotros somos cerca de 25 en verano pero cuando empiezan las clases llegamos a sumar entre 50 y 80 personas, definimos trabajar en conjunto”. Por lo general, viajan todos los sábados por la tarde. Ofrecen una vianda y entablan un diálogo con quien la recibe.

 

 

Animarse a formar parte

 


Denise explicó que se juntan cosas a través de la iglesia y por otros medios, y que la solidaridad es un valor presente y siempre hay gente que ayuda. “La población de Libertador San Martín ya nos conoce y es más fácil. Al principio nos preguntaban qué es Ayuda urbana, cuáles son nuestros objetivos. Por ahí se identifica a quien está en una situación de vulnerabilidad con el papá o con el abuelo, porque la mayoría son hombres mayores. Y les mandan ropa, alimentos u otras cosas”, señaló.


También comentó que hay quienes colaboran llevándolos en sus vehículos cuando salen a llevar las donaciones. “Siempre hay alguna forma de ayudar y se puede”, sintetizó.


Por otra parte, recordó que se enteró de que existía Ayuda Urbana a través de una invitación que le llegó por Facebook. Fue una pareja la que empezó a generar la iniciativa en Libertador San Martín, luego de un encuentro de voluntarios a nivel mundial que se realizó en la Universidad Adventista del Plata. “Al principio existen muchos prejuicios. Hay gente que piensa que quienes viven en la calle son borrachos, delincuentes, que están así porque les gusta. Pero son personas como cualquiera, que llegó a esa situación por distintas circunstancias. Muchos son profesionales, cayeron en la depresión, o incluso hay gente a la que le robaron sus pertenencias en la Terminal de Ómnibus y no encontraron los medios para volver a su ciudad, así que quedaron varados, durmiendo en una plaza y subsistiendo como pueden”, contó.


La joven confió que la primera vez que salió con el grupo se encontró llorando junto a la persona a la que asistieron. “Son sentimientos muy fuertes. Era un hombre que tenía 68 años y compartió con nosotros su historia de vida. Hay quienes nos dicen que hace 15 años no reciben un abrazo, que nadie se interesa por ellos, que la gente los pasa por al lado y ni siquiera los saludan”, aseguró, y agregó como anécdota: “Conocimos a tres hombres que duermen en la calle y en una de las visitas les dijimos que los íbamos a llevar de paseo algún día. A la semana siguiente llegamos y estaban preparados con sus mochilas para eso. Así que como había lugar en los autos los trajimos a Libertad San Martín. Fueron a la iglesia, se quedaron en el departamento de uno de los chicos y por la tarde partieron hacia el Pre Delta. Fue muy emotivo compartir eso, pasar el día, porque nos contaron que hacía muchos años que no pasaban una tarde tan linda”.

 

 

Ayuda solidaria

 


“Nosotros nos acercamos con una vianda, llevamos ropa, pero la ayuda es más integrada y también como cristianos de la iglesia aportamos la parte espiritual y buscamos dar una respuesta a una necesidad emocional”, contó Denise. Asimismo, señaló que la idea también es abrir la iglesia a la sociedad y en esto se integra en tareas solidarias a personas que son adventistas o no.


“Hay otros proyectos en el grupo, donde también se pueden sumar, como programas de donación de sangre o de órganos”, indicó por último. Quien desee colaborar, puede contactarse a través de Facebook: Ayuda Urbana LSM; de Twitter: @ayudaurbana_LSM; o llamando al número 0343-155075285.

 

 

Comentarios