La Provincia
Domingo 22 de Noviembre de 2015

Jóvenes llevan alegría a los niños de los barrios de Paraná

El labor social del Apostolado Madre Teresa. Van casa por casa buscando a los chicos del Humito y el San Martín. Reúnen casi a un centenar y luego de compartir la merienda, organizan juegos que hagan más amena la niñez en una de las zonas más vulnerables

Vanesa Erbes / De la Redacción de UNO
verbes@uno.com.ar
 

Se juntan todos los sábados a las 14.30 en la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe, en calle República de Siria 494, en Paraná. Son entre 40 y 50 jóvenes voluntarios que pertenecen al Apostolado Madre Teresa de Calcula que profesan el amor al prójimo y salen por los barrios San Martín y Humito para buscar casa por casa a los chicos de entre dos y 12 años para juntarse a compartir una tarde amera.

Forman dos grupos, uno en cada barrio, y a partir de las 16 y por un par de horas realizan distintas actividades, que comienzan con una merienda compartida y juegos que llevan alegría. 

Aunque llueva, ellos siempre están, brindándoles contención y cariño a niños que a veces durante la semana no encuentran estas posibilidades que ineludiblemente deberían estar presentes cuando se transita la infancia. 

Los destinatarios de esta entrega viven en una zona atravesada por distintas adversidades, que exceden las carencias económicas; un espacio relegado en muchos aspectos, donde la vulnerabilidad social suele estar al acecho. Sin embargo, estas y las acciones de otros grupos que llevan adelante un trabajo social sostenido logran aportar la cuota de esperanza para quienes el porvenir les mezquina mayores oportunidades.

“Nuestro grupo se formó hace 12 años con gente movilizada por hacer algo por los demás. El Apostolado siempre intentó brindar amor y contención en los barrios; llevamos nuestra presencia para servir al otro”, contó a UNO Catia Giménez, la coordinadora. Asimismo, comentó: “También desde hace dos años está funcionando, dentro del mismo proyecto, el Apostolado adolescente, con los chicos que van creciendo y ya no tienen edad para ir a jugar o a tomar la leche. Con ellos se hacen actividades en la parroquia Guadalupe, con los profesores”. 

También expresó que la recepción de la gente es muy buena, y el compartir se extiende habitualmente a las familias. “Llevamos muchos años yendo a los barrios y a pesar de que los integrantes del grupo se van renovando, los vecinos ya nos identifican desde el Apostolado. Los nenes nos esperan cuando se va acercando la hora”, aseguró.

En coincidencia con la experiencia personal de otros miembros del Apostolado, Catia señaló: “El eje de este tipo de actividades, siguiendo el ejemplo de la Madre Teresa, es encontrar en cada una de las otras personas al mismo Jesús, y pensamos así cuando vamos a servir al otro, ya que ese es el fundamento del apostolado”.

En este contexto, reflexionó que las cosas adquieren otro sentido cuando se les puede llevar alegría a los chicos durante una tarde. “Por ahí no tienen posibilidad de vivir esto el resto de la semana. Procuramos ponerle un poco de luz a su realidad y a nosotros también nos ilumina hacer este tipo de actividades. Como decía la Madre Teresa, somos una gotita en el océano, y afortunadamente somos muchos grupos los que realizando acciones en esa zona, en diferentes ámbitos y circunstancias, pero trabajando en red y conectados”, dijo, en referencia a otros emprendimientos de gente que se ocupa de proporcionar también ropa o alimentos a diario.

Por último, señaló: “Personalmente es una experiencia que no tiene comparación. Esto funciona increíblemente de una manera mágica, porque venimos a darle algo al la gente pero nos vamos con más, llenos de afecto y amor, porque la hospitalidad y el cariño que recibimos es más valioso que cualquier cosa material”.  

Cómo colaborar

En un contexto donde reina la pobreza, no siempre está garantizado el alimento en algunas casas de los barrios San Martín y Humito, y ofrecerles una merienda a los chicos los sábados es una de las actividades que realizan los jóvenes del Apostolado Madre Teresa. 

La iniciativa se sustenta con donaciones de personas solidarias y afortunadamente siempre hay algo para compartir no solo los sábados, sino cuando se organiza algún festejo especial por el Día del Niño, o la Navidad, que ya se avecina. Quien desee sumarse y colaborar, puede escribir al correo electrónico  apostolado.madre.teresa@gmail.com o llamar al 0343-155075034 (Catia). 

Actividades

El grupo se reúne una vez al mes para organizar las actividades. Además de ir a los barrios San Martín y Humito, realizan otros emprendimientos, como paseos para los chicos. En este marco, a mediados de noviembre planificaron un viaje a Oro Verde y los niños pudieron disfrutar de la experiencia de visitar otra localidad, donde pasaron el día con la sonrisa plena. 

“También tenemos retiros anuales del propio grupo para prepararnos y realizar nuestra labor de la mejor manera”, contó Catia, y agregó: “Más allá de que somos un grupo católico, está abierto a quien quiera sumarse y brindar su ayuda, al margen de la religión que practique”. 

 

Comentarios