Policiales
Jueves 21 de Abril de 2016

Joven que aseguró haber sido abusada sexualmente fue desmentida por la Policía

Una chica de 17 años denunció que cuatro hombres la habrían raptado, abusado y luego abandonado en una plaza de Santa Elena. El examen médico no confirmó su versión que tampoco coincide con la de su madre.

La madre de una joven denunció en la comisaría de Santa Elena, que su hija, de 17 años, fue interceptada a la salida de un kiosco por cuatro desconocidos mayores de edad, raptada por éstos y abusada sexualmente para luego ser abandonada en una plaza de esa ciudad.
Según indicó a UNO el subjefe de la Departamental La Paz, comisario inspector José Luis Ramírez, explicó que una vez que la madre y su hija hicieron la denuncia en la comisaría, se dio paso a un protocolo de acción en caso de abusos a menores de edad. “Inmediatamente se le hizo un examen médico y éste no coincidió tanto con lo que dice la madre como lo que aseguró la hija”, explicó en funcionario policial.

El hecho
Ramírez contó que el lunes, en horas de la tarde, la joven, de 17 años, salió de su casa y se fue a lo de una amiga a tomar unos mates. Media hora más tarde la pasó a buscar otro amigo y se fueron a dar unas vueltas en moto y, dos horas y media después, fue dejada en la casa de otro amigo. Al parecer antes de ingresar a esa vivienda, ubicada en la planta baja de la terminal de ómnibus, la chica entró a un kiosco.
El subjefe de la Departamental La Paz detalló que, según la denuncia, cuando la joven salió del local comercial fue interceptada por cuatro mayores de edad, que se movilizaban en una Renault Kangoo blanca con vidrios polarizados, quienes la introdujeron por la fuerza en el rodado.
Ramírez explicó que chica aseguró en su denuncia que le inyectaron algo en el cuello y, en un vaso, le dieron de beber un líquido. Al parecer, rápidamente perdió el conocimiento y cuando despertó tres horas más tarde se encontraba abandonada en una plaza sin acordarse lo que había sucedido.
La joven sólo recuerda que, al momento de despertarse en el espacio público, se encontraba mojada por la lluvia que caía alrededor de las 23 de este lunes. Allí se orientó, reconoció el lugar donde se encontraba y, como pudo, llegó a la casa de una amiga en el barrio Alborada.

Divergencias
Una vez en la vivienda de su amiga, ésta llamó a la madre de la menor para avisarle que su hija había aparecido en su domicilio minutos antes. En ese momento, la madre de la víctima se encontraba en la comisaría de Santa Elena radicando una exposición para buscar lograr dar con el paradero de la joven, con la cual había perdido contacto vía telefónica muchas horas antes.
Rápidamente la madre de la chica acudió al domicilio de la amiga de su hija, en donde ésta le comentó lo sucedido. “La joven sostuvo que la golpearon por la espalda y que la tiraron de la camioneta. También manifestó no haber podido ver la patente del rodado, sólo dijo que eran cuatro personas mayores de edad con barba y que no eran de esta ciudad ya que nunca antes los había visto en Santa Elena”, aseguró Ramírez al tiempo que señaló que cuando se hizo de denuncia en la comisaria por lo ocurrido, se prosiguió a los exámenes médicos los cuales indicaron que la chica no tenía ni golpes, ni lesiones ni marcas de jeringas.
La joven manifestó tener un fuerte dolor en sus partes íntimas, a lo que la madre indicó en la denuncia que su hija le aseguró que nunca antes había mantenido relaciones sexuales por lo que, desde ese momento, la progenitora comenzó a manejar la hipótesis que podría haberse tratado de un abuso sexual con acceso carnal.
“Luego de la denuncia, se le tomó la testimonial a la madre y a la hija y hubo muchas diferencias entre ellas. Porque la madre dijo una cosa del hecho y la secuencia en que ocurrieron y la chica dijo otra cosa. Es raro. La madre dijo que su hija no tenía celular o que se lo habían robado, pero luego resultó ser que la joven siempre lo tuvo con ella”.
El subjefe de la Departamental La Paz reiteró que el informe médico para constatar si hubo o no abuso dio negativo. “El informe médico no coindice con lo que dice tanto la madre como la hija, además de las divergencias en los relatos, el médico que examinó la chica desmintió que haya habido abuso con acceso carnal porque no hay lesiones fisicas ni ginecológicas visibles”, finalizó el comisario.

Otro caso
El pasado jueves 14 de abril, una joven estudiante, de 19 años, transitaba por calle Camilo Badía entre el barrio Santa Rita y el hipódromo de Santa Elena, cuando desde atrás fue interceptada por un hombre encapuchado quien le tapó la boca para impedirle que pidiese ayuda e intentó arrastrarla hacia el lado de la cancha de carrera pidiéndole que la joven no grite.
Tras el forcejeo el individuo dejó de taparle la boca por lo que ella pudo gritar en busca de ayuda, una vecina la escuchó y el desconocido se dio a la fuga sin lograr ser identificado.
La denuncia fue radicada en la comisaría de Santa Elena.

Comentarios