Espectaculos
Miércoles 08 de Abril de 2015

Jonathan Salomón se va a La Vieja Usina

El unipersonal de Santiago Marcos cambia de espacio y se presentará el sábado, a las 21.30, en Gregoria Matorras 861

El actor y humorista Santiago Marcos retoma la historia de un personaje desopilante: Jonathan Salomón, ese cómico multifacético que maneja toda la magia escénica sin manejar nada. La increíble historia de Jonathan Salomón, el cómico, se presentará este sábado 11 en el Centro de Convenciones La Vieja Usina, desde a las 21.30, con la dirección de Vanesa Pressel.


“Jonathan es un personaje que venía trabajando hace tiempo y ahora Vanesa (Pressel) lo está dirigiendo. Jonathan es un cómico malísimo: cuenta chistes malos, hace imitaciones, baila, es un capo. Él está convencido de que es bueno, y que tiene enamoradas a todas las mujeres. Se define como un capo”, explicó Santiago Marcos a Escenario.


Según este personaje farolero, muchas de las estrellas de la farándula que hoy se encuentran en Carlos Paz o en Mar del Plata haciendo sus espectáculos han aprendido con él, porque Jonathan Salomón, el cómico, “les guste o no es el mejor”.


En este show hay de todo un poco, ya que el actor llega a cantar y bailar, entre otras cosas que no tenía previstas. “Con Santi venimos trabajando en otras puestas, lo que tiene es que es muy abierto, a pesar de que es él quien escribe toma las ideas que suelo traerles yo, que suelen ser bastante diferentes. Entonces probamos, vemos si funciona”, explicó Vanesa Pressel, y acotó que Belén López Ortiz es quien le da una mano con unas pequeñas coreografías que el capo Salomón ejecutará –en el peor sentido de la palabra– ante su público.
Jonathan Salomón, el personaje, convoca la risa cuando en realidad lo que intenta hacer es “derrochar talento”. Salomón no solo se la cree, sino que está convencido de su gloria y de su glam. No hay dudas en eso.


Santiago Marcos construyó un personaje que hace reír desde su constitución y no desde su intención. Jonathan Salomón es gracioso sin querer serlo, porque cuando intenta el humor no suele ser tan efectivo, al menos no tanto como la otra cara de esa moneda: la de un artista que se cree profundamente una celebridad.


Es cómico, pero además se presenta como cantante, bailarín, imitador, poeta, vedette, payador, actor transformista, también hace comedia y drama, maneja varios idiomas. Lo que está muy claro, al menos para el personaje, es que el público lo ama y le repite, permanentemente, que es un genio.

 

 

Comentarios