Mundo
Viernes 07 de Agosto de 2015

Japón conmemoró los 70 años del bombardeo a Hiroshima

Con un minuto de silencio y el reclamo del fin a las armas nucleares, se recordó el ataque atómico lanzado por Estados Unidos contra esa ciudad japonesa. A la ceremonia asistieron un centenar de representantes de distintos países

La comunidad internacional conmemoró ayer el 70º aniversario del bombardeo a Hiroshima. Con un minuto de silencio las autoridades mundiales reclamaron el fin de las armas nucleares.

En el final de la Segunda Guerra Mundial, el bombardeo ordenado por el entonces presidente Harry Truman tuvo como objetivo la rendición rápida e incondicional de Japón a los Estados Unidos y produjo la muerte de alrededor de 140.000 japoneses, en su casi totalidad civiles, y alrededor de 360.000 heridos.

Ayer, alrededor de 55.000 personas, según la cadena oficial japonesa NHK, guardaron silencio en el Parque Memorial de la Paz, a la hora exacta en la que hace siete décadas el avión estadounidense Enola Gay arrojó la primera bomba nuclear de la historia a pocos metros de donde se celebró el acto.

El homenaje habí­a comenzado con una ofrenda de agua recolectada en 17 puntos de la ciudad, en recuerdo de las ví­ctimas que, con horribles quemaduras, murieron suplicando algo de beber.

“Como único pueblo atacado por una bomba atómica, los japoneses tenemos la misión de conseguir un mundo sin armas nucleares”. dijo el primer ministro japonés, Shinzo Abe, y subrayó así­ el compromiso de su paí­s contra este tipo de armamento.

Entre los participantes se encontraban los “hibakusha” -los sobrevivientes de la bomba- que desafiaron el fuerte calor para recordar el peor dí­a de su historia y rendir homenaje a sus familiares y amigos que perdieron la vida aquel 6 de agosto de 1945 o en los dí­as y meses que le siguieron.

Entre los asistentes estaban el secretario general de las Naciones Unidas, Ban ki-moon, la embajadora estadounidense en Japón, Caroline Kennedy, y la subsecretaria de Estado norteamericano para el control de armas y la seguridad internacional, Rose Gottemoeller, así­ como representantes de otras potencias nucleares como Reino Unido, Francia y Rusia, además de otras naciones.

El primer ministro japonés anunció que Tokio presentará en los próximos meses una nueva propuesta de resolución ante la Asamblea General de la ONU sobre la abolición de las armas nucleares.

También se realizaron cánticos en contra de las polí­ticas militares de Tokio y Washington en la isla de Okinawa, que alberga el 75% de las bases estadounidenses en Japón, y contra la reactivación, el 10 de agosto, de la central nuclear de Sendai, la primera que volverá a funcionar con nuevos criterios de seguridad tras Fukushima.

El alcalde de la ciudad, Kazumi Matsui, pidió a Abe, y a otros lí­deres mundiales como el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que “trabajen incansablemente para lograr un mundo libre de armas nucleares”.

 También invitó a Obama a “visitar una de las ciudades bombardeadas y escuchar a los testigos”.

Abolición nuclear

El primer ministro japonés anunció que Tokio presentará en los próximos meses una nueva propuesta de resolución ante la Asamblea General de la ONU sobre la abolición de las armas nucleares.

“Es nuestra tarea dar a conocer la inhumanidad de las armas nucleares, sin barreras generacionales ni fronterizas”, afirmó el primer ministro, citado por NHK.

El llamado antinuclear se enmarca en un particular contexto doméstico para Abe, que busca la aprobación en el parlamento de una serie de leyes que permitirán que por primera vez y en algunas circunstancias Japón participe en misiones de combate fuera de su territorio para ayudar a aliados en peligro.

Este cambio permitirá al paí­s -según sus impulsores- una relación militar más equilibrada con sus aliados, principalmente con  Estados Unidos, mientras quienes la critican sostienen que se trata de una iniciativa anticonstitucional e inviable  tras 70 años de paz.

 

Comentarios