Pais
Domingo 06 de Marzo de 2016

¿Iremos a comer carne uruguaya?

Carlos Damonte/ Jefe de Redacción de UNO
cdamonte@uno.com.ar

Ya se puede importar hacienda en pie desde la República Oriental del Uruguay para engordar o faenar en la Argentina. Nuestra Patria, reconocida por sus cortes vacunos de la mejor calidad, está habilitada para comprar en la nación vecina; que dicho sea de paso también produce carne muy sabrosa.

La novedad se dio a conocer de manera oficial desde el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa). “Finalmente recibimos el protocolo aprobado de Uruguay para animales machos castrados que van para engorde y posterior faena, así como para faena inmediata”, afirmó José Luis Ferro, director nacional de Sanidad Animal, en declaraciones difundidas por el sitio oficial del Senasa. Los organismos sanitarios de Argentina y Uruguay habían iniciado conversaciones en febrero, luego de que Buenos Aires anunció que autorizaría importaciones de carnes. Según Ferro, los protocolos se firmaron a una velocidad poco habitual, ya que generalmente toman al menos un año.

Explicó que para ingresar a la Argentina los animales deben haber nacido en Uruguay y cumplir algunos requisitos sanitarios. Por ahora las importaciones serán destinadas al mercado interno exclusivamente.

“Nosotros tenemos que asegurarnos de que los animales estén aptos para ingresar a la Argentina sanitariamente, y el resto esperamos que los importadores y exportadores hagan las solicitudes”, afirmó Ferro. Agregó que “solo queda acordar entre los privados, el tema son los valores que se manejen: el precio manda”, indicó.

Desde el otro lado de la frontera, el directivo de la empresa uruguaya Zambrano & Cia., Alejandro Zambrano, dijo al diario El País de Montevideo que se trata de una noticia que “se estaba esperando”, ya que desde el propio Ministerio de Ganadería habían comunicado que en marzo quedarían allanadas las diferencias entre Senasa y el MGAP para que quedara habilitado el mercado.

Zambrano comentó que “es una buena noticia”, pero ahora es necesario que comiencen los “negocios entre privados y el mercado”. “Hemos hecho un estudio muy por arriba y, en conversaciones con colegas, creemos que los números a valores de hoy no darían, ya están justos en lo que es la reposición. En el ganado gordo no hemos hecho un análisis, pero también están a valores justos teniendo en cuenta los costos que hay en el medio, que se hablan de un 20% a un 25%”, aseguró el rematador.

De todas maneras, afirmó que no deja de ser una buena noticia ya que este acceso permitirá un piso en los precios de algunas categorías de la reposición en Uruguay y más en una época del año particular.

Finalmente, Zambrano indicó que en algún momento las categorías se comenzarán a negociar, pero es necesario ser “cautos en cuanto al negocio, porque a números parecidos es más sencillo y más fácil colocar ganado en el mercado interno y más cuando está firme”.

Así están dadas las cosas en este rincón del mundo; por imperio de la especulación (de empresarios de la industria y el supermercadismo mayormente) el kilo de asado se fue a 130 pesos, la pulpa a 170; la colita de cuadril 156; el puchero 70; el chorizo 80 y el más humilde de los productos de la vaca o el novillo, el chinchulín, vale 59 pesos el kilo. Habrá que ver si los cortes orientales asustan y producen la espera baja de precios.

Comentarios