La Provincia
Jueves 24 de Marzo de 2016

Intervienen un cementerio que estuvo al borde del remate

Está casi abandonado desde 2009. La comuna de Victoria lo administrará durante un año

El cementerio privado Colinas del Recuerdo fue intervenido ayer por la Municipalidad de Victoria mediante Decreto Nº 231, bajo la ley Provincial N° 7.123, y avalado, previa inspección junto a un escribano de la ciudad, por el Nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, se dio a conocer ayer.

La medida del Ejecutivo revierte el derrotero del emprendimiento privado nacido en los años 90, con habilitación para funcionar durante 99 años, en un predio contiguo a la Sociedad Rural, sobre el bulevar Pueyrredón. Pero con la crisis de 2001 fue abandonado por sus emprendedores y estuvo a punto de ser subastado en 2009. Por entonces, el remate de un cementerio con 350 parcelas ocupadas fue noticia con amplia difusión provincial y nacional, ya que era la primera vez que un sepulcro iba a remate, a partir de los reclamos de falta de pagos de los trabajadores. Ello finalmente no sucedió –en el medio hubo una declaración de utilidad y derecho a expropiación con una ley provincial–, pero las cinco hectáreas quedaron en casi total abandono, por la falta de presupuesto para el mantenimiento.

El Ejecutivo municipal de Victoria resolvió a partir de ayer intervenir administrativa y ediliciamente el cementerio privado, “por el término de un año con el objeto de proveer a la administración, regularización de las inhumaciones y mantenimiento de las instalaciones”. La medida se ajusta “ de acuerdo a la Ley provincial Nº 7.123, artículo 7, que establece que los municipios ejercerán la Policía mortuoria en los cementerios privados y que además está avalado por el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación vigente”.

Y añade que la decisión “será comunicada al Juzgado de la Quiebra interviniente y a la Sindicatura, de la nueva situación producida en el cementerio, y la decisión de intervenir por parte de la comuna de Victoria”.

Desde la salida de los propietarios, una persona quedó encargada del mantenimiento.

Basado en el artículo 2.104 del Código Civil y Comercial “a partir de su habilitación por parte de la municipalidad local, el cementerio no puede alterar su destino” y entre otros actos jurídicos, exige a la Sindicatura de la Quiebra que “tome razón de la inembargabilidad de los predios vendidos por la adquisición de los adquirentes del denominado derecho de sepultura de sus titulares, y del destino inmutable de la afectación de la propiedad como cementerio privado”. Además, la comuna le exige a la quiebra el pago de tasas adeudadas, y que dé cumplimiento al artículo 2.106 del Código, para la habilitación de un Registro de Inhumaciones.

Comentarios