Mundo
Martes 13 de Enero de 2015

Intentó pasar la frontera con celulares pegados a su cuerpo

Fue en la frontera entre Hong Kong y China. El joven llevaba 94 teléfonos iPhone de los modelos 6 y 5S sujetos a su cuerpo y sus piernas con plástico y cinta adhesiva.

Un joven intentó cruzar la frontera entre Hong Kong y China con 94 teléfonos iPhone de los modelos 6 y 5S sujetos a su cuerpo y sus piernas con plástico y cinta adhesiva, informó el diario South China Morning Post.
 

 

El presunto “contrabandista”, ciudadano de Hong Kong, fue detenido por la policía del puesto fronterizo de Futian al notar los agentes que caminaba con dificultades. Al ser registrado se encontraron casi un centenar de celulares bajo su traje.

 

Los iPhones, sujetos unos a otros y al cuerpo con cinta adhesiva, estaban colocados a modo de armadura hecha de celulares, según puede verse en las fotos del detenido facilitadas por la policía fronteriza.

 

Los investigadores valoran los productos que el hombre intentaba introducir en China en unos 300.000 yuanes (unos 50.000 dólares/43.300 euros) , aunque todavía no han averiguado dónde pretendía venderlos o si quería destinarlos a otros fines.

 

Aunque Hong Kong es parte de China desde 1997, ambas partes son independientes económica y comercialmente, por lo que continúa existiendo una frontera entre ambos territorios, y ésta es un importante punto de contrabando, especialmente de productos tecnológicos en los últimos años.

 

Los iPhones, iPads y otros productos de Apple, que en Hong Kong suelen ser algo más baratos que en China (o más avanzados, ya que las nuevas versiones salen antes en ese mercado que en el chino) son una de las mercancías que más frecuentemente son introducidas de contrabando desde la ex colonia británica al país comunista.

 

En anteriores ocasiones se ha detectado a contrabandistas de estos productos de Apple que intentaron evadir los controles fronterizos con otros heterodoxos sistemas, como túneles bajo los controles policiales o catapultas que lanzaban iPhones o iPads de un lado a otro de la porosa frontera.

 

 

Comentarios