La Provincia
Miércoles 13 de Enero de 2016

Inseguridad vial sin solución

Pasan los años y el Acceso Norte sigue siendo un grave riesgo para vecinos y viajantes. Otras vías de ingreso a Paraná, en similar situación

Los frecuentes accidentes –algunos fatales– no logran concientizar acerca del riesgo que encierra el estado real del Acceso Norte de Paraná. Una de las principales vías de acceso a la capital entrerriana, deficiente como cada uno de los restantes ingresos, muestra obras paralizadas, falta de señalización, nula iluminación, mal estado de la calzada y banquinas descalzadas, por citar solo algunos de los graves problemas más nítidos.
Por el lugar transitan no solo centenares de automovilistas de otras regiones que deben atravesar el enlace, sino fundamentalmente una gran cantidad de paranaenses que viven en los cada vez más expandidos barrios lindantes, e incluso nuevos habitantes de jurisdicciones del área Gran Paraná, como Colonia Avellaneda o Sauce Montrull.
Los problemas aparecen apenas traspasado el puente, con escasa señalización del achicamiento de la traza a media calzada, hasta el inicio metros después, de la doble vía.
Hay problemas para las bajadas a las calles de los barrios, con cunetas pronunciadas, que dificultan la comunicación, acompañada por una muy precaria señalización horizontal. De noche, los riesgos son aún mayores, y prueba de ello son los permanentes accidentes que se producen.
La obra de doble vía, prevista con una inversión superior a los 135 millones de pesos, implicaba el ensanche a lo largo de nueve kilómetros entre avenida Circunvalación y la ruta nacional 12. Se presentó en 2009 y desde entonces tuvo un avance lento –hoy está virtualmente paralizada desde hace tiempo, y falta más de la mitad restante– y con habilitaciones de tramo paulatinas.
Vecinos y habituales usuarios no dejaron de reclamar tanto a la Municipalidad como al gobierno provincial, en este tiempo. Por ello, Vialidad Provincial se había comprometido, hace ya más de dos años, al menos iluminar los tramos ya habilitados, con financiación incluida en el presupuesto provincial. Eso tampoco se cristalizó.

Realidad urbana
En tiempos en que se habla de un nuevo enlace vial con Santa Fe, hay que remarcar el déficit histórico de la realidad de los accesos a Paraná. El estado de abandono, precariedad y falta de conclusión del Acceso Norte, tiene correlato también con el acceso sur, por la ruta provincial 11. Hubo también anuncios de obras y licitaciones que nunca llegaron para ese sector urbano, con el propósito de descongestionar y mejorar el intenso movimiento existente, a partir de la nueva realidad poblacional con Oro Verde, con localidades cercanas, y con los nuevos barrios del sur.
A ellos se pueden agregar otras vías de ingreso, como Jorge Newbery que permanece como hace décadas, o la Circunvalación inconclusa en el este, con un puente sin uso hace tres décadas, que debería comunicar esa zona con la ruta 12 hacia Crespo. 

Comentarios