La Provincia
Sábado 14 de Enero de 2017

Inician controles en paradores de islas

Hay centenares sin declarar. Victoria hizo ayer una recorrida por islas El Charigüe y Los Marinos.

El secretario de Gobierno de la Municipalidad de Victoria, Sergio Navoni, informó a UNO que durante la jornada de ayer una comisión compuesta por inspectores de Obras Privadas, Recaudación, Bromatología y Seguridad, junto con la delegación Islas y agentes de la Policía de Entre Ríos recorrieron la zona de islas ante las denuncias por irregularidades o anomalías en proximidad a la costa rosarina. Ayer, el diario La Capital hizo pública la presencia de cientos de lanchas y fiestas con música a alto volumen que impactan directamente en la fauna, en un área natural y protegida, con escasos o casi nulos controles que en su totalidad alcanzan 376.000 hectáreas.
Al respecto, el funcionario victoriense precisó que la recorrida ayer abarcó la zona de las islas El Charigüe y Los Marinos, que son las más cercanas a Rosario, casi frente a la playa La Florida.
"Estamos evaluando ubicar una oficina fija en el lugar. La tarea de hoy (por ayer) fue informar e intimar a los comercios ubicados en el lugar a que se inscriban y tributen en Victoria, como corresponde. Deben cumplir dos inscripciones: por el lugar a ocupar y por la actividad", fundamentó.
Navoni aclaró las dificultades para que el municipio pueda hacer monitoreos permanentes en la amplia zona de islas, que pertenecen a su jurisdicción. Para ello, y ante la no competencia de Prefectura, la comuna de Victoria cuenta con el apoyo de la Policía de Entre Ríos, con embarcaciones para movilizarse vía fluvial.
"Estimamos que hay centenares de comercios que funcionan, y hasta el momento, este verano no vino nadie a inscribirse", reconoció Navoni a UNO. En ese sentido, dijo que la Municipalidad de Rosario les brindó información acerca de quiénes son los propietarios o que usufructúan el lugar.
Ante las denuncias de agrupaciones ambientalistas, como El Paraná No Se Toca, el secretario de Gobierno aclaró que no existen prohibiciones en la zona de islas, sino que hay determinados requisitos que cumplimentar para realizar alguna actividad comercial, o incluso para hacer alguna edificación. "Se hicieron obras que no están declaradas", apuntó.
En ese sentido, en cuanto a las particularidades que ofrece la actual Ordenanza Nº 2.472 que rige el esquema de habilitaciones en la zona de islas, Navoni sostuvo que tal vez haya que introducir algunas modificaciones, particularmente en esas islas que están en el primer cordón desde la costa rosarina.

Reclamo
No trasladar costumbres urbanas a un área natural que debe ser conservada y protegida. Con esta consigna, desde la agrupación ecologista El Paraná No se Toca recomiendan la actitud que deberían tener los rosarinos que durante el verano cruzan a las islas. Los fines de semana, algunos paradores del Paraná Viejo se transforman en lugar de encuentro para cientos de personas que se acercan hasta allí, sobre todo en embarcaciones a motor. El paisaje es de lanchones anclados, cada uno con música propia. "La contaminación sonora impacta directamente sobre la fauna de los humedales", explicaron desde la agrupación, desde donde remarcaron, además, que los visitantes no devuelven a la ciudad sus deshechos. "Hace falta educación para aprender a respetar las islas".
Por la distancia, los controles de Victoria son esporádicos. Y critican que se enfoquen en las habilitaciones de los paradores y en controles bromatológicos, que excluyen los relacionados con el medio ambiente. A ello, la agrupación ambientalista suma que en el país no existe ley de protección a los humedales.

Comentarios