Mercosur
Lunes 31 de Octubre de 2016

Imputaron a Benítez de Feltes y Marizza por fraude a la administración pública

Luego de los allanamientos realizados hace dos semanas, el fiscal Juan Francisco Malvasio imputó formalmente a Alicia Benítez de Feltes y a Miguel Ángel Marizza, en el marco de la causa donde se investigan irregularidades en las contrataciones para la Cumbre del Mercosur realizada en diciembre de 2014 en Paraná.

Benítez de Feltes y Marizza deberán designar abogados defensores. A esta altura de la investigación, el delito que se les endilga es el de fraude contra la administración pública.

Por otro lado, desde la Justicia se aclaró que las empresas allanadas podrán ofrecer peritos para controlar los elementos secuestrados.

La funcionaria provincial y el empresario de la construcción fueron citados a designar abogado defensor, en el marco de la causa donde se investigan sobreprecios en las contrataciones para el encuentro de presidentes latinoamericanos.


Según pudo saber Página Judicial, Benítez de Feltes, actual titular de la Dirección Provincial de Vialidad (DPV), tendrá representación de la defensa oficial, a cargo de Emiliana Cozzi y Juan Hipólito Carlín; mientras que Marizza aún no ha formalizado el nombre de quien será su abogado defensor.


El 29 de octubre de 2014, el entonces gobernador Sergio Urribarri firmó el Decreto Número 3.974, mediante el cual que puso en vigencia un "convenio de colaboración" entre la Unidad Operativa Cumbre del Mercosur (UOCM), creada para canalizar las obras y la provisión de bienes y servicios para el encuentro de presidentes.


Alicia Benítez de Feltes, entonces al frente de la Subsecretaría de Arquitectura y Construcciones de la provincia, fue designada coordinadora general de la UOCM; y Marizza fue nombrado en representación del sector privado, por la Cámara de la Construcción de Entre Ríos.


Para que la cumbre pudiera desarrollarse en Paraná fueron necesarias una serie de obras de infraestructura que demandaron una inversión, que inicialmente se anunció como de 40,7 millones de pesos, aunque luego se duplicó, de acuerdo con la rendición de cuentas que hizo el gobierno a la Legislatura.

La empresa Caballi SA, de Marizza, ejecutó la mayoría de esas obras, 12 en total, por contratación directa, y el Estado entrerriano acordó pagarle 11.722.585 pesos.


Esta situación podría significar, además, que Marizza sea acusado por negociaciones incompatibles con la función pública, dado que integraba la UOCM por el sector privado y en representación de la Cámara de la Construcción y, a la vez, contrató a su propia empresa, de modo que, literalmente, atendía de los dos lados del mostrador.


Del mismo modo, el fiscal Malvasio instó a las empresas Caballi SA -que preside el propio Marizza-, Szczech & Szczech SA, Luis Losi SA, Cemyc SRL y OICSA, para que propongan abogados y peritos a fin de controlar los elementos de prueba secuestrados en los allanamientos, consistente en documentos e información sobre los trabajos y servicios que proveyeron al Estado para el encuentro de presidentes del Mercosur, que se celebró en Paraná en diciembre de 2014.


Comentarios