Policiales
Martes 28 de Abril de 2015

Ilarraz, más cerca de ser juzgado por los abusos en el Seminario

Decisión clave. La sala penal del STJ votó 2 a 1 contra la prescripción. La jueza Firpo definirá la situación procesal del sacerdote

“Teníamos un miedo que se pudo disipar”, les dijo en voz baja la querellante Rosario Romero a sus dos interlocutores: los sacerdotes Leonardo Tovar y José Dumoulin. Ya había leído el veredicto que sepultaba la petición de la defensa del cura Justo Ilarraz para que la causa en su contra prescribiera. Los fundamentos del fallo se conocerán el 18 de mayo a las 12.30. En ese trámite la acompañaron, además de los religiosos, el fiscal Juan Francisco Ramírez Montrull y el querellante Marcos Rodríguez Allende.

Fue este último quien llegó primero a la cita en la sala penal del Superior Tribunal de Justicia, donde por mesa de entrada se dio a conocer el  anticipo del fallo de los vocales Daniel Carubia, Claudia Mizawak y Carlos Chiara Díaz. Los mismos magistrados se debían pronunciar el lunes 20 respecto al recurso de nulidad, aunque al no llegar a un acuerdo dispusieron un cuarto intermedio hasta la tarde de ese mismo día. Finalmente postergaron su decisión una semana, lo que abrió un amplio abanico de hipótesis sobre lo que verdaderamente podría llegar a ocurrir con el devenir de la investigación.

El dictamen implica un nuevo revés para la defensa del imputado, dado que el último antecedente negativo en materia de apelaciones la había tenido tras el fallo de la Cámara de Casación Penal, en noviembre de 2014, cuando se desestimó el planteo de prescripción de los delitos que se le imputan al sacerdote. Extrañamente ayer el abogado que patrocina al acusado, Juan Ángel Fornerón, faltó a la convocatoria en el Palacio de Tribunales. Más allá de esta contingencia, el letrado anticipó oportunamente que en caso de no haber un dictamen favorable se recurrirá a la Corte Suprema Justicia de la Nación, al estar agotadas las instancias en la provincia.

Van por el procesamiento

“Esto significa un avance sumamente importante, porque esto permite no solo continuar con la investigación, sino también darnos otro paso que para nosotros es fundamental: que se resuelva la situación procesal de Justo José Ilarraz. Estamos en el medio de un período donde la jueza de Transición ya tomó la declaración indagatoria y estamos en los términos que a criterio de esta parte querellante y el Ministerio Público Fiscal, para que dicte lo que pretendemos hacer  hace varios años que es el auto de procesamiento”, expresó el querellante Marcos Rodríguez Allende apenas conocido el fallo del STJ. Con la tranquilidad de saber que la investigación prosperará en la Justicia, Rosario Romero, ratificó que se avanzará con esa petición. “Esto como se rige por el Código anterior tiene el esquema que ustedes conocen del proceso; a los 10 días de prestada la declaración indagatoria, la jueza tiene que resolver. Pero se trata de un plazo ordenatorio y es posible que la jueza se tome unos días más, esto entra dentro de las posibilidades. Pero lo que hoy podemos decir como resultado es que se puede avanzar en la investigación de delitos muy importantes que para nosotros constituyen graves violaciones de derechos humanos”.

La profesional confió que otra de las medidas de prueba que aún faltan realizar es la pericia psicológica y psiquiátrica. Explicó que el imputado dijo que iba a cumplir con el examen médico luego de la declaración indagatoria.

A la espera de nuevas denuncias

Los párrocos Leonardo Tovar y José Dumoulin, no ocultaron su satisfacción por la respuesta de la Justicia. Tovar adimitió estar “muy consternado, porque esto significa esperanza, para que se sepa la verdad, que se pueda seguir investigando. La defensa del padre Ilarraz dijo que ellos estaban a disposición de la Justicia, pero nunca dieron una señal en tal sentido”. En ese marco, los responsabilizó por el lento avance de la causa y usó una frase para resumir su sentimiento: “No solamente se va a saber la verdad de lo que hizo Ilarraz, sino de todos los que lo ocultaron”.

Investigarán a   un cura por falso testimonio

La titular del juzgado de Transición N° 2, Paola Firpo, dio instrucciones para que se investigue a Mario Gervasoni, secretario privado del arzobispo de Paraná, Juan Alberto Puiggari, por el eventual delito de falso testimonio. El religioso brindó testimonio el 9 de abril, siendo uno más en la ronda de testigos que fue citando este año por la magistrada que tramita la causa.

A raíz de un pedido del Procurador General de la provincia, Jorge Amílcar García, se iniciará una investigación independiente por el delito de falso testimonio contra el cura Gervasoni luego de su última testimonial. Al momento de presentarse a declarar en Tribunales, Gervasoni dijo no saber nada de la causa Ilarraz, aunque la Fiscalía entiende que existen elementos para demostrar lo contrario. Entre fines del año pasado y principios de 2015 fueron varios los religiosos que desfilaron por Tribunales para contar lo que saben del caso que provocó un verdadero cimbronazo en la curia local. En una misma semana de noviembre, declararon los curas Javier Balcar y Alfonso Dittler, el actual rector del Seminario de Paraná, Eduardo Jacob y el sacerdote Gustavo Mendoza. Este año hizo lo propio el rector de la delegación local de la UCA, Alfredo Anaya.

Detalles de la noticia

* Los sacerdotes Leonardo Tovar y José Dumoulin (foto) acompañaron a las siete víctimas desde el inicio de la investigación.  Por ello debieron sufrir “presiones” de la cúpula de la Iglesia local.

* 18 - Ese día del mes de mayo , a las 12.30, se darán a conocer los fundamentos del fallo que motoriza nuevamente la investigación, a más de dos años de su apertura en la Justicia.

* En noviembre 2014 la Cámara de Casación rechazó el pedido de prescripción interpuesto por la defensa del cura. La misma decisión adoptó la Sala Penal del Superior Tribunal de  Justicia.

 

Comentarios