Hoy por hoy
Domingo 09 de Julio de 2017

Volvamos a las radios

El Fútbol Para Todos ya es historia en el país tras casi una década de disfrute del pueblo futbolero, con seguridad más del 70% del país.
Ocho años de rituales hogareños, de picadas o mates con hijos y amigos frente al TV, sin necesidad de buscar algún pub o estación de servicio que tuviera el codificado. Pasaron ocho años hasta que se terminó y ahora, el que quiera ver fútbol gratis deberá viajar a Cuba como sentenció un casi funcionario oficialista dejado cesante por sospechas de corrupción y ahora devenido en periodista.
En sus ocho años, el FPT tuvo la brillantez de reunir en sus críticas opositoras, a la derecha reaccionaria y conservadora y al progresismo iluminado. Recuerdo, en una cena compartida, un "progre de cartón" me espetó un "no entiendo cómo el Gobierno se hace cargo del fútbol", el mismo argumento de sus supuestos contrincantes ideológicos.
"Que esa plata debe ir para las escuelas, por qué no se la dan a los jubilados, que la pongan en otro lado". Frases hechas que repitieron como gansos sin detenerse a ver cuánto insumía del presupuesto ese "gasto" que permitía al "populacho", como lo denominan, ver a sus colores defenderse en vivo y en directo. Sí será cierto esto que confirman el pedido que, los responsables de conducir el país, le hicieron a los nuevos dueños de la tele del fútbol, para mantenerlo gratuito hasta pasadas las elecciones.
Terminó FTP y, con él, otro derecho que se baja, porque en este país el fútbol es vida y pasión. Y nos sacaron eso también, de ambos lados, con ese desprecio que tienen por la gente común, con esa facilidad que tienen para denostar el rato de felicidad del laburante, la misma que empeñan para abrir caminos a sus amigos empresarios.
Terminó. Volveremos a ver el relato del partido mientras la pantalla nos muestra las tribunas, deberemos esperar hasta la medianoche o al otro día, para ver los goles de nuestro equipo. O pagar, aún no se sabe bien, entre 300 y 500 mangos más del abono del cable para verlos en vivo y en directo. Y si vos, joven argentino, pensás que la tele ya es del siglo pasado, que ahora todo se ve por internet, lamento comunicarte que hace una par de días hubo una fusión grandotota de empresas que terminará controlándote, también, los vericuetos en nuestro país, de la web mundial.
Por eso muchachos futboleros, juntemos pesito por pesito para el abono o volvamos a las viejas spikas, recarguemos las pilas de nuestras radios y dejemos correr nuestra pasión a través de la imaginación de los relatores. Creo que eso será mucho mejor.

Comentarios