Hoy por hoy
Jueves 14 de Septiembre de 2017

Santiago y las basuras humanas

Santiago tiene que aparecer. Maldonado debe volver con su familia, esa que sufre su ausencia como ninguna, mientras ve cómo a su alrededor se continúa montando un circo mediático que lo desaparece aún más.
Más de 40 días sin noticias del pibe. Ya su rostro recorre el mundo mientras nos golpea a todos como sociedad y a un Estado que no es capaz de brindar respuesta rápida y certeza, como lo urge este hecho.

Y en medio de esa angustia, de los que aún guardan cierto grado de sensibilidad, de empatía por el ser humano, por las causas justas, la carroña mediática lanzó su artillera. Zurdo, guerrillero, pasó a la clandestinidad. Eso dijeron. Que se radicalizó y pasó a la clandestinidad. Da pena un simple recorrido por la TV o repaso de titulares para darse cuenta que poco preocupan Maldonado y su suerte. En esa búsqueda repleta de prejuicios (te acordás del "algo habrán hecho") aparecen los montoneros, los K, los cristinistas y hasta una banda de kurdos, adiestrando a Santiago para enfrentarse a la fuerza del Estado. Es muy penoso todo.

Ya pocos tiene un sesgo de cordura para no seguir con semejantes disparates. Han traído a Jorge López al escenario para desaparecerlo otra vez, se vuelven a preguntar dónde está Marita Verón o María Cash. Pícaros, falsos preocupados, que saben bien que Santiago no fue capturado por delincuentes comunes, no es víctima de trata de personas. Santiago es víctima del Estado que debe protegernos. Y de los medios que ensucian la cancha amplificando teorías falsas, rumores infundados, abuelitos dulces que lo vieron en la ruta, en el barrio de Gualeguaychú o yendo para Concepción. Ministras y ministros yendo a almorzar para tratar el tema con una liviandad pasmosa, en medio de copas repletas de tinto o blanco, banalizando todo. Detrás, esperando, una familia que sufre por partida doble la insensibilidad de un Estado no protector y de parte de una sociedad siempre proclive a culpar a la víctima. ¿Dónde está Santiago?

Comentarios