Cine
Jueves 11 de Mayo de 2017

Paraná, una ciudad casi sin cines

Se denota claramente que el paranaense es un ciudadano de poco cine. Es que la capital entrerriana en la actualidad cuenta con un solo complejo de este tipo; se trata del Cine Rex, ubicado en Monte Caseros 266. Desde hace unos meses dejó de existir el Cinemacoto, que funcionaba en una cadena de supermercados, y pocos se hicieron eco de esto. Ahora la capital de la provincia tan solo cuenta con un cine, que a su vez tiene tres salas y una de ellas de 3D.

Comparando con otras grandes ciudades, Paraná quedó muy atrás en este tema. Sin ir más lejos, Santa Fe sí tiene un gran complejo como es Cinemark, ubicado en el Dique 1 Puerto Santa Fe en el Ribera Shopping.

Quizás la explicación es que el ciudadano medio no es gran consumidor de cine y más con los tiempos que corren en el país a nivel económico. Pero también hay un público, generalmente mayor de 30 años, al que le gusta tener como un plan ir al cine un sábado con su pareja, amante o amiga. También hay un momento de énfasis en las vacaciones de invierno con los más chicos, si hay un dibujo animado de moda que quieran ver. Para los que quieran ir tendrán solo un cine, el Rex. Qué lejos quedó la década del 60, en que la capital provincial vivía un momento de furor y contaba con varias salas.

Una de las principales fue la sala Mayo, ubicada frente a la plaza principal de la ciudad y donde ahora funciona un emprendimiento gastronómico de origen chino; el Cine Select (también conocido sobre su cierre como Atlas) ocupado en la actualidad por una agrupación religiosa en calle 9 de Julio; el Ideal (en su arranque citado con el nombre de Francisco Ramírez), que luego pasó a ser Ópera, estuvo emplazado en calle Pellegrini casi Perú y en ese lugar ahora se venden electrodomésticos de una firma de Buenos Aires.

Otro caso emblemático fue el cine Avenida, frente a la plaza Sáenz Peña; el Cine Círculo, que abría sus puertas en el Círculo Católico Obrero; el recordado cine Urquiza (que estaba ubicado en el Palacio Bergoglio de calle Andrés Pazos y San Martín) y el majestuoso conocido por ese momento como el Cine Rodrigo, en la actualidad sede del Nuevo Banco de Entre Ríos SA en la esquina de la Plaza 1º de Mayo. Y lo que pocos saben, Paraná contó con algo bien romántico en la década del 70; se trató de un autocine, que estaba ubicado en la ruta nacional Nº 12, cercano a la avenida Jorge Newbery.

Todos cerraron sus puertas por diversos motivos, quizás económicos o poca demanda de público. Hoy la ciudad cuenta con una sola marca, se podría de decir, de complejo de cine (Rex). También una sala cultural como La Hendija, que suele pasar algunas películas fuera del gran mercado; y también una buena idea: el Cine Bajo las Estrellas en verano en la zona del Anfiteatro de Paraná. Todo esto es una verdadera pena para los que amamos ir a ver una buena película y no estar tan pendiente de una gran moda como Netflix o demás páginas. Quizás el nuevo shopping que se está construyendo muy lentamente en la zona de calle Corrientes cuente con un complejo a la altura de una capital de provincia. Claramente por ahora Paraná es una ciudad casi sin cines.



Comentarios