Política
Domingo 23 de Julio de 2017

Opinión: "Casado con la suegra"

Escribe Carlos Matteoda. A los problemas que hubo con la interna del PRO se suman ahora los radicales, El jefe de Cambiemos en la provincia debe sobrellevar una interna impulsada por correligionarios, aún habiendo cedido a todos los planteos de la UCR para armar la lista

Carlos Chacho Álvarez solía describir la marcha de la alianza electoral que lo mantuvo medio mandato como vicepresidente de Fernando de la Rúa, con una metáfora creativa. "Saben lo que pasa muchachos, es que yo me separé de mi mujer, por las cosas que se divorcia todo el mundo; y me volví a casar, pero con mi suegra". Así explicaba las peripecias de la convivencia con el radicalismo, a la que le puso fin dos años antes de terminar el gobierno. Su primer mujer era el peronismo, obviamente; y la suegra, los radicales.

frigerio nueva.jpg
Frigerio en el acto del 14 de julio en Recreativo. Foto<b> UNO</b> Mateo Oviedo.
Frigerio en el acto del 14 de julio en Recreativo. Foto UNO Mateo Oviedo.


La frase se escuchó en el entorno del ministro del Interior Rogelio Frigerio en las últimas horas para describir su relación con los radicales entrerrianos. El viernes 14 algunos parroquianos que cenaban en Don Charras en el acceso al Túnel se sorprendieron de verlo llegar acompañado solamente por dos personas que parecían ser sus custodios. El hombre fuerte del macrismo entrerriano esperó pacientemente que se desocupara una mesa de ese comedor al que los políticos entrerrianos concurren asiduamente, e incluso se sacó un par de fotos con quienes se lo solicitaron.


A algunos les pudo haber parecido una actitud sencilla y descontracturada de parte del ministro del Interior; pero a los entendedores de la política les llamó la atención que viniendo de un acto de lanzamiento de una lista (la de candidatos a diputados nacionales), no haya terminado cenando con esos protagonistas, o con el intendente de la ciudad, o al menos con algunos dirigentes del PRO. Dicen que Frigerio está molesto con la dirigencia radical y la situación, de a ratos, es indisimulable.


El ministro no sale de su asombro por la virulencia de la interna radical. Sin tener ninguna obligación, ya que se trataba de una negociación abierta, el PRO aceptó el mandato del Congreso Radical y le otorgó el primer y el tercer lugar de la lista. Y los radicales entrerrianos, que repiten permanentemente su respeto a las autoridades partidarias, de las cuales el congreso es la más importante ; igualmente armaron otras dos listas para enfrentar en las PASO a la de Frigerio y Mauricio Macri.


Así Frigerio tiene que explicar en Buenos Aires que aún habiendo aceptado la imposición del Congreso radical, en Entre Ríos hay dos listas más, y que no son listas del GEN o del PRO disidente, sino que son encabezadas por dirigentes radicales, una de ellas con el respaldo de Ricardo Alfonsín, y que se muestran muy críticas no solo de su accionar en el manejo interno de la alianza Cambiemos, sino también del mismo Presidente.


Ver nota relacionada: Jaroslavsky no quiere ir al Congreso "solo a levantar la mano"


E incluso Frigerio tiene que sobrellevar el hecho de que ningún dirigente radical entrerriano salga a respaldarlo o a cuestionar esas listas, empezando por el mismo presidente del Congreso, a cuyo mandato se allanó el PRO para armar la lista de consenso. Por si fuera poco, el presidente del Congreso -Julián Rubio- es funcionario de Macri (titular en la provincia de Vialidad Nacional), para cuya designación Frigerio tuvo que dar su acuerdo.


Ya el ministro había experimentado los sinsabores que le trajo aparejada la interna del PRO, que tampoco pudo controlar y terminó provocando reproches de la Casa Rosada; y ahora los radicales se despachan -por ejemplo- con la acusación de que urde una confabulación para destituir al intendente de la capital provincial, Sergio Varisco.


Según el candidato a diputado nacional Alejandro Carbó, a la luz de las consideraciones judiciales que dieron por probado un acuerdo electoral entre el varisquismo y sectores dedicados al narcotráfico, Frigerio impulsa su reemplazo por la viceintendenta Josefina Etienot.


Aunque esto parece improbable, es obvio que la situación del intendente capitalino ya le generó varios dolores de cabeza a Frigerio, quien mantiene una convivencia amable con Varisco. En Buenos Aires las noticias sobre la situación fue la comidilla de los adversarios que tiene el titular de la cartera de Interior en el gabinete nacional.


Embed

Sobre la minoría



A Frigerio no le alcanzan las encuestas que le dan bien a Cambiemos en Entre Ríos para suponer que vienen tiempos de calma. Por lo pronto ya existen problemas dentro de la alianza por la interpretación de la eventual participación de la minoría en la lista de las elecciones de octubre, si las nóminas encabezadas por Gracia Jaroslavsky o por Alejandro Carbó llegan al 25% de los votos en las primarias. El acuerdo firmado oportunamente por los partidos que integran Cambiemos no es muy claro al respecto,tal vez porque se creía que iba a haber una sola lista


Al riesgo mayor lo corre el intendente de Sauce de Luna, Jorge Lacoste, ya que cualquiera de las dos nóminas -en caso de llegar al 25%- reclamarán en la Justicia ese lugar, el tercero, apelando al criterio que defiende la legislación vigente en las leyes denominadas "de cupo".


Desde el oficialismo de Cambiemos se habla de la participación de la minoría con un 25% en la lista completa, titulares y suplentes ( ocho en total); pero no será esa la postura de los otros dirigentes en caso de alcanzar el 25% deseado.


A Frigerio tampoco le resultó fácil de digerir que el tercer puesto de la lista fuera para el intendente que capitaneó a un grupo de presidentes municipales que lo presionó sin tapujos por ese lugar. No es novedad que el ministro hubiera preferido que en ese lugar estuvieran otros dirigentes radicales, como Fabián Rogel, o la hija de Varisco a modo de reconocimiento al peso político del intendente paranaense.


Embed


Es más, se sabe que no le parece bien que el intendente de Sauce de Luna deje su mandato por la mitad para asumir en una banca del Congreso en caso de ser electo diputado. Frigerio entiende que la oposición podría servirse de las mismas frases que el macrismo repitió durante años para reclamarle ahora a Lacoste la renuncia al cargo para ser candidato, tildando de lo contrario a esa postulación como una forma de candidatura testimonial.

Es más, antes de decidir aceptar la postura del Congreso Radical, Frigerio se había expresado a favor de incluir la pata peronista en la boleta de Cambiemos en la provincia, pensando en dar espacio al sector denominado "peronistas en Cambiemos" que articuló -entre otros- Juan Domingo Zacarías. Finalmente Frigerio, en lo que se entiende un reconocimiento, le otorgó el quinto lugar en la lista al Movimiento Social Entrerriano, el partido de Zacarías.


Sabe el ministro del Interior que aún ganando la elección legislativa en octubre, el Cambiemos entrerriano quedará marcado por fisuras difíciles de soldar. Fisuras que , en caso de perder esos comicios, corren riesgo de convertirse en grietas que dificulten aún más la conducción política.




Comentarios