Hoy por Hoy
Martes 26 de Septiembre de 2017

Me tienen repodrido con la famosa grieta

Desde la teoría somos un país con todas las posibilidades concretas de crecer, soñar en pensar que este presente de años duros algún día será parte del pasado. Pero claro, siempre tropezamos con la misma piedra: la famosa grieta por la cual hay dos bandos, grupos, posturas, ideologías, o como diablos quieran decirle.


Parece ser que no podemos tomar los ejemplos de nuestros grandes estadistas que dejaron de lado sus diferencias y entendieron que entre todos era la única manera de salir adelante. Por solo recordar a Juan Domingo Perón y Ricardo Balbín, que pelearon varios años, hasta llegar a la conclusión de que eran rivales, no enemigos. También me viene a la memoria Antonio Cafiero, parado al lado de Ricardo Alfonsín defendiendo la democracia, o mucho más atrás, con la Multipartidaria encabezada por radicales y peronistas para exigirle a los militares la apertura de las urnas.


En Entre Ríos tenemos dirigentes que fueron un claro ejemplo del respeto institucional, y por sobre todo de los adversarios: Luis Agustín Brasesco; el Gallego Juan Carlos Esparza; El Colorado Eduardo Solari; Cristóbal Carlos Vairetti; Juan Colobig, solo por decir algunos.


Pero claro, hoy estamos empantanados en esta maldita grieta inventada por el kirchnerismo y tomada, por ser funcional a ellos, por el macrismo.


Todos los días leemos o escuchamos críticas cruzadas del espanto del pasado que fue el anterior gobierno que dejó un 30% de pobres, sin olvidar que va a quedar en la historia como el más corrupto; pero la alianza del PRO y el radicalismo lo único que hizo fue profundizar esta pelea estúpida: la de dividir a los argentinos.


El gobierno de Macri, que no logra enderezar la economía, se jacta del avance a cuentagotas tomando como espejo los desaguisados del kirchnerismo. Es decir, seguimos empantanados en lo malo y lo menos peor. Así no vamos a poder a aspirar a un mejor país, simplemente porque los políticos siguen azuzando el mejor negocios para ellos, el de hacernos dividir para seguir gobernando para sus propios intereses.


Se acordarán de lo que decía José Hernández, en el Martín Fierro: "Los hermanos sean unidos, porque esa es la ley primera, tengan unión verdadera en cualquier tiempo que sea porque si entre ellos se pelean, los devoran los de afuera".


Comentarios