Hoy por Hoy
Viernes 28 de Julio de 2017

Los jóvenes necesitan ser escuchados

Facebook, WhatsApp, mensajes de texto, Twitter, Instagram y poco diálogo en persona. En la era de la hiperconectividad parece que nadie se escucha. Todos reciben y reenvían información automáticamente. En los últimos días la provincia se vio sacudida por una serie de suicidios, tema tabú si los hay. La circulación de datos llegó a tal punto que hasta circularon fotos de la joven fallecida como si se tratara de algo novedoso. Hecho repudiable y que ojalá que la Justicia logre aclarar para el bien de una sociedad que vive al ritmo de Internet. Pero no todo es malo en las redes.

Lo ocurrido en Colonia Avellaneda dejó muchos mensajes en la redes sociales, reflexiones de personas que vivieron de cerca la pérdida de un ser querido. Es el caso de Fausto Sosa, una persona que perdió a su mejor amigo tras suicidarse, y su hermana, en un accidente. Tras la muerte de Solange Beade comentó en su muro de Facebook: "Desde que sufrí la muerte de mi hermana y de mi compadre he cambiado muchísimo, cada muerte que ocurre hoy en día me pega como si otra vez estuviera pasando por lo mismo. Ayer (por lunes)... el joven de 14 años que se quitó la vida en Puerto Viejo, hoy (por el martes)... Cuánto daría por tratar de escucharlos, tratar de ayudarlos, tratar de hacer algo para que no actúen así, pero bueno, nada se puede hacer porque siempre nos damos cuenta tarde, sin pensar que cosas así pueden pasar en un abrir y cerrar de ojos. Aparte de sentir tristeza creo yo que tenemos que tomar como ejemplo estas cosas y empezar a vivir sin guardarse nada, tratar de buscar ayuda en cualquier persona, sea familiar, amigo, desconocido, lo que sea pero hablen. Busquen, pregunten , no tengan miedo, no se ahoguen con sus propios nudos, en mi caso yo estoy para escuchar y ayudar si se puede, y si no se puede también. Con mucho dolor escribo esto más que nada por la familia que es la que sufre todo más que nadie".

A todos los jóvenes, que tengan problemas o se sientan en la soledad. Empiecen a vivir el día, a disfrutar, a dejar de lado los problemas, buscar ayuda y tratar de solucionarlos. Que no se hagan un mundo sin salida, donde la solución está en poder hablar con una persona que lo oriente, para poder seguir de pie. No tomen decisiones que dejan un gran vacío en los familiares, no se adelanten a la muerte por propia voluntad.



Comentarios