Hoy por Hoy
Lunes 25 de Septiembre de 2017

La triste pérdida de valores

Según indica la Real Academia Española, los valores son principios que nos permiten orientar nuestro comportamiento en función de realizarnos como personas. Son creencias fundamentales que nos ayudan a preferir, apreciar y elegir unas cosas en lugar de otras, o un comportamiento en lugar de otro. También son fuente de satisfacción y plenitud.

Ahora bien, entre los valores más comunes se pueden encontrar los humanos, los cuales son aquellas virtudes a las que asignamos tanta importancia, que no podemos ponerle precio, permitiéndonos orientar nuestras decisiones y conductas ante la vida.

Hay diferentes tipos de valores humanos y entre ellos están los morales. La moral es el conjunto de reglas que se aplican en la vida cotidiana y todos los ciudadanos las utilizan continuamente. Estas normas guían a cada individuo, orientando sus acciones y sus juicios sobre lo que es moral o inmoral, correcto o incorrecto, bueno o malo.

Respecto de la ética, esta es una rama de la Filosofía que se ocupa del estudio racional de la moral, la virtud, el deber, la felicidad y el buen vivir. Requiere la reflexión y la argumentación. Ocurre que la ética estudia qué es lo moral, cómo se justifica racionalmente un sistema moral, y cómo se ha de aplicar posteriormente a nivel individual y a nivel social. Muchas veces la ética se define como el arte de vivir, el saber vivir, por lo tanto es el arte de discernir lo que nos conviene (lo bueno) y lo que no nos conviene (lo malo). Proviene del latín ethicus, que significa "costumbre".

Como se puede apreciar la ética es diferente de la moral, porque la moral se basa en la obediencia a las normas, las costumbres y preceptos o mandamientos culturales, jerárquicos o religiosos. Mientras que la ética busca fundamentar la manera de vivir a través del pensamiento humano. Sin embargo todos estos conceptos están entrelazados, los mismos son los responsables de la construcción de la base que guiará la conducta del hombre, determinando su carácter, altruismo y su comportamiento dentro su sociedad. Moldeando su conducta con la implementación de valores sociales que poco a poco lo convierten en un buen ciudadano, respetando sus derechos y cumpliendo con sus deberes.

Toda esta introducción viene a colación porque uno de los mayores problemas de la sociedad actual es que carece o no quiere respetar los valores morales, que representan la guía o el código de reglas que son necesarias para la mejor convivencia colectiva.

En consecuencia, si no tratamos de conducirnos en nuestra vida cotidiana tomando como referencia estas reglas morales o de conducta, estaremos viviendo en iguales condiciones que en aquellas etapas de la historia humana donde prevalecía la violencia, la inmoralidad y el libertinaje como forma de vida, sin medir los resultados de tales acciones. En los últimos años se ha hecho frente a una gran disminución de valores sociales y morales. Estas conductas son antisociales y deshumanizadas, pero desafortunadamente cada día que pasa se están instalando más dentro de la sociedad.

Conductas llenas de odio, egoísmo, violencia e indiferencia ante el prójimo, son nuestro día a día. La razón de esto quizás sea responsabilidad de nosotros mismos, ya que poco a poco el ser humano se ha deshumanizado, convirtiéndose en una máquina presa del estrés diario y apabullado por la tecnología dejando de lado el convivir cara a cara con sus semejantes.


Comentarios