Derechos Humanos
Jueves 13 de Abril de 2017

La ideología que permite matar

Se tendrán que hacer cargo, no les queda otra, pero en estos tiempos de replanteos judiciales y legislativos, deberán admitir que fracasó estrepitosamente la ideología denominada Garantismo, que entre otros, impuso a nivel nacional el doctor Eugenio Zaffaroni.

Lo que ocurrió con Micaela García se podría haber evitado, pero desgraciadamente durante 10 años hemos convivido con esta idea que permite en la Argentina, aunque no haya pena de muerte, que cualquier persona que esté caminando la calle y se atraviese con estos delincuentes esté condenada a morir. Los jueces liberan a violadores o asesinos seriales, y en un alto porcentaje vuelven a cometer los mismos delitos.

Debe bregarse para que una persona que cometió un delito tenga el derecho a resocializarse, pero un asesino o un violador serial no, porque según los que saben, no se curan. Así lo dicen los estudios psiquiátricos actuales y anteriores.

Entonces, por decisión de una ideología, hasta hace pocos días, tenía más derechos el preso o condenado que la propia víctima. Sintetizando la posición de Zaffaroni y que lamentablemente adoptaron numerosos jueces a nivel nacional y provincial, la resocialización se da por hecho, y la propia sociedad debe ayudar a la persona que cumple y finaliza una pena.

Fernanda Aguirre aún se encuentra desaparecida porque el juez Daniel Malatesta dejó en libertad a Miguel Lencina; integrantes de la Sala Penal del STJ dejaron en libertad a Adrián Ávalos, y lo primero que hizo fue asesinar a su pareja e hija embarazada. Rossi permitió que Wagner saliera a matar, ya que ayer reconoció ser autor del grave hecho que padeció Micaela.

¿Cuántas personas más deberán ser condenadas a muerte por la resolución de estos jueces insensibles, mediocres y soberbios, ya que no les interesó un carajo los informes de los especialistas y hasta de las fiscalías que se oponían al otorgamiento del tan mentado beneficio y garantismo?

Que se hagan cargo los políticos que tomaron esta bandera demagógicamente para pontificar sobre la teoría sin tener en cuenta lo que ocurre en la sociedad y en la realidad. El kirchnerismo en su máxima expresión también fue impulsor de estas ideas, incluso en la designación de este personaje como Zaffaroni en la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Así estamos y así nos va...


Comentarios